7. Peligrosidad de los productos fitosanitarios para la salud de las personas.

7.1. INTRODUCCIÓN

Los productos plaguicidas fitosanitarios son una herramienta fundamental en la moderna agricultura intensiva pues se emplean para poder controlar las plagas que afectan a los cultivos.

Hay que tener presente que al igual que actúan contra las plagas, también pueden afectar al resto de seres vivos que se ven expuestos a su acción.

La utilización masiva e inadecuada de algunos insecticidas y herbicidas provoca la muerte por intoxicación de unas 200.000 personas al año, especialmente en países en desarrollo. En consecuencia, es necesario poner en marcha “un proceso global para la transición hacia una producción agrícola y alimentaria más segura y saludable”. Estas son las principales conclusiones de un estudio elaborado para la ONU en marzo de 2017 por Hilal Elver y Baskut Tuncak, dos de sus mejores expertos en productos tóxicos y derechos humanos en materia de alimentación. Además de las muertes directas, la exposición crónica a los plaguicidas se ha relacionado con el cáncer, enfermedades como Alzheimer y Parkinson, alteraciones hormonales, trastornos del desarrollo y esterilidad. Los trabajadores agrícolas, las comunidades que viven cerca de las plantaciones, las mujeres embarazadas y los niños son particularmente vulnerables a la exposición a los pesticidas y requieren protecciones especiales.

Según la OMS, en el mundo se utilizan más de 1000 plaguicidas para evitar que las plagas estropeen o destruyan los alimentos. Cada uno de estos plaguicidas tienen efectos toxicológicos, pero no todos ellos son nocivos y su toxicidad depende, en muchos casos, de su función. Por ejemplo, los insecticidas suelen ser más tóxicos para el se humano que los herbicidas. Además, debemos tener en cuenta que la dosis es un factor importante, un producto puede causar efectos distintos a una persona en función de la dosis. También es importante la vía por la que se produce la exposición, ya sea la ingestión, la inhalación o el contacto directo con la piel.

7.2. OBJETIVOS

Conocer los riesgos que presentan los productos fitosanitarios y sus residuos para la salud humana.

Conocer los factores que influyen en el riesgo que tienen los plaguicidas para las personas.

Conocer la clasificación de los fitosanitarios según sus propiedades toxicológicas.

Conocer aspectos relacionados con las vías de absorción de los plaguicidas en el organismo.

Contemplar las pautas mínimas a seguir en caso de intoxicación por plaguicidas.

7.3. RIESGOS PARA EL CONSUMIDOR POR RESIDUOS DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS

7.3.1. Concepto de Riesgo

Por riesgo entiende como la probabilidad de que se produzca un determinado suceso o fenómeno que puede producir efectos perjudiciales (daño) en las personas y bienes.

Los fitosanitarios son productos tóxicos que pueden originar alteraciones más o menos graves en el individuo.

  • La toxicidad del producto.
  • El tipo de exposición a ese producto.

7.3.2. Residuos de productos fitosanitarios

Los residuos de un plaguicida fitosanitario son los restos que del mismo quedan en los productos hortofrutícolas como consecuencia del empleo del fitosanitario durante el cultivo de los mismos.

Los residuos de plaguicidas fitosanitarios constituyen uno de los aspectos que más preocupan en la actualidad por:

  • Afectar a toda la población, al ser todos consumidores de alimentos.
  • Estar el consumidor cada vez mas sensibilizado con la calidad y seguridad alimentarias.
  • Toxicidad del plaguicida.
  • Dosis.
  • Formulación. Entre otros, dependerá, por ejemplo, de los adherentes que se utilicen en sus coadyuvantes.
  • Homogeneidad y regulación en la aplicación. Una buena homogeneidad en el tratamiento, sin excesos incontrolados, permitirá una mejor eliminación del residuo.
  • Forma y naturaleza del vegetal. Algunos cultivos retienen en mayor cantidad las aplicaciones, como consecuencia de su forma (lechuga romana,…).
  • Crecimiento del vegetal. La rapidez de crecimiento en algunos cultivos hortícolas provoca que, en poco tiempo, la proporcionalidad del producto quede muy reducida.
  • Causas mecánicas. La lluvia, el viento y el calor, serán motivo de eliminación del depósito de plaguicida en los primeros momentos después del tratamiento.
  • Causas físicas: Volatilización, provocada por efecto de la temperatura y el viento, especialmente en productos volátiles.
  • Degradación química. Que razonablemente se produce con el paso del tiempo.
  • Metabolización de la planta. Los productos sistémicos trasladan la materia activa a sus células, en las que se produce la metabolización y eliminación.

Cuando el depósito de plaguicida queda reducido, y con él la materia activa aplicada, hasta el límite exigido para poder realizar la recolección, se habrá llegado al Límite Máximo de Residuos, momento que marca el Plazo de Seguridad.

7.3.3. Límite Máximo de Residuos (LMR)

El límite máximo de residuos (LMR) define como la concentración máxima de residuos de un producto fitosanitario permitida legalmente en la superficie o la parte interna de productos destinados a la alimentación humana o animal. Estos límites garantizan, con un amplio margen de seguridad, que los residuos que pudieran existir en los vegetales tratados no son perjudiciales para los consumidores. Se expresa en ppm (partes por millón) o en mg/kg. Es decir, la cantidad que no puede ser sobrepasada para que el producto pueda ser comercializado para consumo. Su control, para la comercialización en la UE, debe hacerse teniendo en cuenta el Reglamento 149/2008; Armonización LMR.

Para evitar el efecto de los residuos, es imprescindible respetar el Plazo de Seguridad que figura en la etiqueta del producto. Dicho plazo es el tiempo que debetranscurrir desde que se aplica un producto fitosanitario hasta que puede sercosechado el cultivo hortofrutícola. Con ello se asegura que el depósito de plaguicidaha sido totalmente eliminado o que el residuo que permanece es tan pequeño que noafecta a la salud de las personas.

Base de datos de plaguicidas autorizados y sus LMR: http://ec.europa.eu/sanco_pesticides/public/index.cfm

7.3.4. Toxicidad de los Plaguicidas Fitosanitarios

Los fitosanitarios se consideran peligrosos si presentan alguna de las características de peligro establecidas de acuerdo con las propiedades toxicológicas o efectos que los mismos pueden tener sobre la salud. La toxicidad de los fitosanitarios se determina por experimentación y se expresa mediante la dosis letal media (DL50)

DL50: Es la cantidad de sustancia necesaria para matar al 50% de los animales en los que se aplica el producto, por vía dérmica o digestiva. En los casos de los productos gaseosos, la toxicidad se expresa como concentración letal 50 (CL50).

Los fitosanitarios se consideran peligrosos si presentan alguna de las características de peligro establecidas de acuerdo con las propiedades toxicológicas o efectos que los mismos pueden tener sobre la salud.

Los efectos sobre la salud que pueden tener los plaguicidas fitosanitarios pueden ser:

NOCIVO, IRRITANTE: Pueden causar efectos adversos en dosis altas. También pueden producir irritación en ojos, garganta, nariz y piel. Provocan alergias cutáneas, somnolencia y vértigo.

TÓXICO: Producen efectos adversos para la salud, incluso en pequeñas dosis. Pueden provocar náuseas, vómitos, dolores de cabeza, pérdida de conocimiento e incluso la muerte.

CORROSIVO: Pueden causar efectos irreversibles a la piel u ojos.

CANCERÍGENO, MUTÁGENO: Pueden causaralergia, asma,dificultadesrespiratorias, afeccionesgenéticas, toxicidadpara la reproducción,toxicidad para otrosórganos.

7.3.5. Riesgos para el consumidor y población en general

El riesgo para el consumidor, y para el resto de la población en general, como consumidores de alimentos, está en los residuos que pueda quedar de los productos fitosanitarios en los alimentos hortofrutícolas que se consumen. Esos residuos pueden dar lugar a intoxicación por el consumo de esos alimentos. La vía de entrada de esos residuos de plaguicidas para el consumidor será principalmente oral o digestiva.

7.3.6. Riesgos para los grupos vulnerables.

Existen además grupos vulnerables de población que pueden sufrir en mayor grado los efectos adversos de los plaguicidas por razones de fisiología o metabolismo, y en otras ocasiones por razones culturales.

Esos grupos están representados principalmente por: mujeres, niños y personas mayores

7.3.7. Riesgos para el aplicador

El riesgo para el aplicador va a ser el derivado de la utilización, manejo o manipulación y aplicación directa de los productos plaguicidas. Luego el principal riesgo para el aplicador va a ser el de intoxicación. La vía de entrada para el aplicador podría ser cualquiera de las posibles: digestiva, respiratoria, dérmica o cutánea y conjuntival. Una vez finalizado un tratamiento, se evitará volver al lugar para ser visitado o realizar otros trabajos, puesto que con ello pueden provocarse igualmente intoxicaciones. De la misma forma el área de tratamiento será señalizada, para evitar que otras personas entren o consuman el alimento tratado. Especial atención debe aplicarse también al Plazo de Reentrada, que figura en la etiqueta. Dicho plazo es el tiempo que debe transcurrir desde que se aplica el tratamiento hasta que puede volverse a entrar en el cultivo.

7.4. FACTORES QUE INFLUYEN EN LA TOXICIDAD DE FITOSANITARIOS

La capacidad potencial de los plaguicidas fitosanitarios para producir daño a la salud de las personas es alta y difiere mucho de unos compuestos a otros. Esa capacidad de producir daño varía según una serie de factores que interesa conocer.

Los factores más importantes son:

7.4.1. Factores que dependen del producto plaguicida

En general se trata de factores que se pueden modificar pues hay posibilidad de elegir entre diferentes opciones.

  • Dosis: debe ser siempre la indicada en la etiqueta.
  • Volatilidad y solubilidad del plaguicida.
  • Olor y color del plaguicida (facilitan su detección).
  • Toxicidad y concentración de la materia activa: varía mucho de unas sustancias a otras.
  • Propiedades físico-químicas del formulado. El riesgo frente a una sustancia aumenta o disminuye según la forma física en que se presente.
  • Tamaño de partícula: a menor tamaño de partícula mayor peligrosidad.
  • Mezclas: las mezclas de plaguicidas fitosanitarios con otros productos deben ser consideradas de riesgo, porque se hacen con los productos concentrados.

Las propiedades fisicoquímicas de muchos plaguicidas fitosanitarios pueden variar con el tiempo, por la acción de la temperatura, la humedad y la luz, y ello puede influir en la toxicidad.

Lo mismo puede pasar con las propiedades toxicológicas, pudiendo transformarse sus componentes y principios activos en otros distintos que pueden resultar incluso más tóxicos.

7.4.2. Factores que dependen de la persona o individuo

Particularidades de la persona:

  • Sexo: el sexo femenino es más sensible y, por tanto, el índice de toxicidad será más alto con menos dosis.
  • Edad: en los dos extremos de la vida (niños y ancianos) se producen intoxicaciones más graves.
  • Patologías previas: bronquitis crónica, diabetes, insuficiencia cardíaca, asma,…
  • Vía de absorción: las vías más rápidas son las respiratoria y la digestiva.
  • Tiempo de exposición al tóxico: a mayor tiempo de exposición, mayor toxicidad.

7.5. VÍAS DE ENTRADA O ABSORCIÓN DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS

Resulta importante conocer las vías de entrada o absorción por las que los plaguicidas penetran en el interior del organismo pues en función de las mismas, se pueden adoptar las medidas de prevención más adecuadas. Las vías de penetración de los productos plaguicidas fitosanitarios al organismo son:

  • Dérmica o cutánea.
  • Respiratoria.
  • Conjuntival (ojos).
  • Digestiva.

La dérmica o cutánea y la respiratoria son las principales vías de intoxicación para aplicadores o manipuladores.

7.5.1. Vía dérmica o cutánea

Suele producirse por contacto del producto con nuestra superficie corporal por:

  • Salpicaduras.
  • Utilización de ropas manchadas o contaminadas con el plaguicida.
  • Exposiciones prolongadas en la pulverización o aplicación.
  • Contacto directo.

A causa de la gran cantidad de producto que, sobre todo durante las aplicaciones de plaguicidas fitosanitarios, suele ponerse en contacto directamente con la piel o a A causa de la gran cantidad de producto que, sobre todo durante las aplicaciones de plaguicidas fitosanitarios, suele ponerse en contacto directamente con la piel o a través de la ropa mojada, y el excesivo tiempo que están algunos trabajadores en estas condiciones, se considera una vía importantísima de contaminación.

Síntomas:

  • Irritación
  • Sudoración excesiva.
  • Anomalías en la piel.

Prevención:

  • Utilizar guantes de goma, que cubran la muñeca y estén colocados por debajo de la ropa de la manga.
  • Cubrir la mayor parte del cuerpo con un mono de trabajo, con capucha, o vestidos de dos piezas, impermeable y, preferiblemente, que permita la transpiración.
  • Se debe cubrir la cabeza, mediante la capucha del mono impermeable.
  • Lavar la ropa de trabajo después de utilizarla, separada del resto.
  • Lavarse bien las manos y la cara después de la aplicación y, antes de hacer otra cosa.
  • Ducharse.

7.5.2. Vía respiratoria

El contacto se produce por inhalación del producto plaguicida durante la preparación y aplicación del mismo. Como factores que favorecen la absorción respiratoria tenemos:

  • Tamaño de las partículas: a menor tamaño de partículas mayor rapidez de absorción.
  • Dirección del viento: se debe aplicar de espaldas al viento para evitar respirar la atmósfera formada en la aplicación del plaguicida.
  • Intensidad y frecuencia de la respiración: en el caso de fatiga o de encontrarse en ambientes calurosos, se respira con mayor frecuencia e intensidad, lo que incrementa el riesgo.

Síntomas:

  • Tos
  • Dificultad respiratoria
  • Ahogo
  • Dolor y opresión en el pecho
  • Bajo nivel de consciencia

Prevención:

  • Realizar el tratamiento a las horas más frescas del día.
  • Evitar realizar la aplicación de los fitosanitarios en días de viento.
  • No respirar la nube formada en la aplicación
  • Utilizar pantallas protectoras, gafas o careta respiratoria, de acuerdo con lo recomendado en la etiqueta del producto.

7.5.3. Vía conjuntival

Las salpicaduras o contacto de productos plaguicidas en el ojo pueden provocar una lesión ocular.

Síntomas:

  • Irritación
  • Lagrimeo
  • Visión borrosa
  • Alteración de la pupila (dilatación o contracción)

Prevención:

  • Proteger los ojos con gafas o pantalla protectora.

7.5.4. Vía digestiva

Es la vía de acceso más frecuente de manera intencionada o accidental, que se produce al consumir alimentos contaminados y manipular objetos con las manos contaminadas, ya que desde éstos pasan a la boca. Es también la vía principal de intoxicación o contacto con el plaguicida fitosanitario o sus residuos para los consumidores o para la mayoría de la población.

Síntomas:

  • Quemazón en la boca y garganta.
  • Abundante salivación.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.

Prevención:

  • No comer, beber o fumar durante la preparación o la aplicación de productos. Tampoco tocar la boca, cara, cabeza ni otra parte del cuerpo.
  • Lavar bien las manos y cara antes de comer, beber, fumar o ir al lavabo.
  • Desatascar las boquillas del equipo de aplicación con aire a presión o con un cepillo de dientes. Nunca hay que soplar con la boca.  Mantener los productos en sus envases originales y cerrados herméticamente.
  • Guardar los envases, siempre, lejos de los niños, animales y personas no cualificadas/autorizadas.

7.6. INTOXICACIONES Y OTROS EFECTOS SOBRE LA SALUD

Se puede definir toxicidad como la capacidad de una sustancia química de producir efectos nocivos en la salud de las personas o de los animales. Esos efectos nocivos sobre la salud es lo que conocemos como intoxicaciones. Para que se produzca la intoxicación tiene que haber contacto o penetración del producto plaguicida en el individuo. Si el contacto es con dosis grandes, puede producir una intoxicación aguda, que puede dejar secuelas para toda la vida, incluso provocar la muerte de la persona. Por el contrario, si el contacto es con dosis bajas y durante largos periodos de tiempo, puede provocar una intoxicación crónica.

7.6.1. Intoxicación aguda

La aparición de los síntomas es inmediata a la exposición al tóxico. La intoxicación aguda se puede producir por tres causas distintas:

  • Por exposición accidental.
  • Por exposición intencional.
  • Por exposición profesional.

7.6.1.1. Exposición accidental

La causa es un accidente y, por tanto, suelen ser niños y personas mayores los que tienen mayor riesgo. Para evitarla se han de tener las siguientes precauciones:

  • Guardar los fitosanitarios en su envase original.
  • Almacenarlos lejos del alcance de personas no cualificadas.
  • Gestionar correctamente el producto sobrante.

7.6.1.2. Exposición intencional

Teniendo en cuenta la facilidad con que se pueden conseguir estos productos, la ingestión de una cantidad suficiente del producto tóxico puede provocar lesiones graves e irreversibles (intentos de suicidio y de homicidio).

7.6.1.3. Exposición profesional o laboral.

Serán los trabajadores o profesionales del sector agrícola quienes tengan mayor riesgo de exposición al efecto tóxico de los plaguicidas fitosanitarios. Los efectos agudos de una exposición profesional pueden afectar a diferentes partes del organismo:

  • Piel y mucosas (ojos).
  • Sistemas nervioso, respiratorio, cardiocirculatorio, digestivo y hepático, urinario.

7.6.2. Intoxicación crónica

El efecto del tóxico hace que aparezcan los síntomas a largo plazo, por la acción prolongada e inadvertida de dosis pequeñas, cuyos efectos pasan desapercibidos. La exposición profesional a los productos fitosanitarios a lo largo del tiempo puede presentar una serie de efectos crónicos en el organismo, sobre todo si no se adoptan las debidas precauciones durante la manipulación de estos productos. A continuación se relacionan algunos efectos crónicos de la exposición profesional:

  • Efectos en piel: dermatitis alérgica.
  • Efectos neurológicos: trastornos del comportamiento.
  • Efectos en ojos: atrofia del nervio óptico, formación de cataratas.
  • Efectos a nivel pulmonar: neumonitis y fibrosis pulmonar.
  • Efectos inmunológicos: disminución de las defensas.
  • Efectos hepáticos: cirrosis o degeneración hepática.
  • Trastornos reproductivos, cáncer, mutaciones, hipersensibilidad (alergias).

7.7. PRACTICAS DE PRIMEROS AUXILIOS EN CASO DE INTOXICACIÓN

En el caso de intoxicación aguda por productos fitosanitarios, los primeros auxilios que se han de prestar a una persona variarán en función de:

  • El estado general de la persona afectada.
  • La toxicidad del producto fitosanitario.
  • La cantidad de producto fitosanitario absorbido.
  • La vía de entrada del producto fitosanitario.

Debido a los diferentes tipos de fitosanitarios y a las diferentes vías de absorción, la intoxicación puede presentarse de diferentes formas que pueden confundirse con otras enfermedades.

Por tanto, es muy importante encontrar ayuda médica lo antes posible.

En el siguiente cuadro se exponen algunos signos que podrían indicar la posibilidad de intoxicación por plaguicidas fitosanitarios.

Órgano o nivelSíntomas
GeneralExtremada debilidad y fatiga
PielIrritación, escozor o ardor, sudoración excesiva, inflamación, mancha.
OjosPicor y escozor, ardor, lagrimeo, visión dificultosa o borrosa, pupilas contraídas o dilatada.
DigestivoQuemazón y ardor de boca y garganta, abundante salivación, náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal.
NerviosDolor de cabeza, mareo, confusión, obnubilación, contracciones musculares, marcha insegura, habla confusa, ataques, inconsciencia.
RespiratorioTos, dolor y opresión del pecho, dificultad respiratoria, fatiga y jadeo.

Dada la importancia que tiene la primera ayuda antes de que llegue el auxilio médico, es fundamental tener presente la pauta de actuación siguiente:

1º PROTEGER, 2º AVISAR y 3º SOCORRER

El primer paso es observar medidas de autoprotección:

  • Evitar el contacto con la ropa y cualquier fluido corporal del intoxicado, altamente contaminante (vómito); por tanto, hay que ponerse guantes.
  • Retirar a la persona intoxicada del ambiente tóxico y llevarla a un lugar bien ventilado.
  • Poner una barrera protectora al realizar la respiración “boca a boca” a una persona que no respira y que ha ingerido algún tóxico.

En el caso de que la persona esté inconsciente:

  • Mirar alrededor para buscar indicios del tóxico absorbido (envase, etiqueta, líquido o polvos tóxicos).
  • Valorar el nivel de conciencia, respiración y circulación.
  • En el caso de que las funciones vitales estén comprometidas, hay que realizar auxilios vitales básicos a las funciones respiratoria y circulatoria, mientras se espera la llegada de la ayuda especializada.
  • Si la persona conserva la función respiratoria, hay que colocarla en posición lateral de seguridad durante el traslado o mientras se espera la ayuda.

En el supuesto de que la persona intoxicada presente convulsiones:

  • No hay que sujetarle.
  • Mantenerle la boca abierta con un pañuelo, enrollado y colocado entre los dientes (separador almohadillado).
  • Si la persona está caliente y suda refrescarla con agua. Si tiene frío abrigarla con una manta.

Según sea la vía de entrada del tóxico, las medidas de seguridad serán:

7.7.1. Medidas de Seguridad Vía respiratoria:

  • Retirar la persona intoxicada del ambiente tóxico, llevándola hacia un lugar bien ventilado y asegurándonos, en todo momento, de que la vía aérea esté libre de obstrucciones.
  • Aflojar la ropa para facilitar la respiración.
  • Proteger siempre las vías respiratorias del riesgo de aspiración del vómito.

7.7.2. Medidas de Seguridad Vía dérmica o cutánea:

  • Quitar las ropas contaminadas, rápida y completamente, incluido el calzado.
  • Lavar la piel y mucosas con agua abundante y jabón.
  • Si el tóxico ha penetrado en los ojos, enjuagarlos con agua limpia y abundante durante, al menos, 15 minutos. Después cubrir el ojo con una gasa o paño limpio.

7.7.3 Medidas de seguridad Vía digestiva:

El modo más eficaz de evitar la absorción del tóxico por vía digestiva es mediante la inducción al vómito, que se deberá provocar dentro de las tres primeras horas desde la ingestión del plaguicida.

El vómito puede inducirse de manera mecánica, introduciendo los dedos en la garganta de la víctima.

El vómito no se debe provocar nunca, si:

  • Si está contraindicado en la etiqueta del producto plaguicida.
  • Han pasado más de tres horas desde la ingestión del tóxico.
  • La persona intoxicada presenta alteraciones de conciencia o está inconsciente.

7.7.4. Traslado urgente a un centro sanitario

En cualquier caso, volvemos a reiterar la necesidad de, primero avisar a emergencias para que nos envíen asistencia sanitaria. Por ello el protocolo a seguir es pedir ayuda urgentemente (telf 112). Otra opción es el traslado urgente a un centro sanitario. Para mayor información en caso de intoxicación, se puede llamar al telf 91 562 04 20 del Servicio de Información Toxicológica que ofrece servicio las 24 horas del día.

7.8 VIGILANCIA SANITARIA DE LA POBLACIÓN EXPUESTA A

PLAGUICIDAS

El término «vigilancia sanitaria» engloba una serie de actividades orientadas a la prevención de los riesgos laborales. Se encarga del cuidado de la salud de la población trabajadora en el entorno laboral. Es llevada a cabo por personal médico y sanitario. Debe estar incluida en los planes de prevención de riesgos laborales de cada empresa.

Los objetivos generales de la “vigilancia sanitaria” van a ser:

  • Identificar problemas de salud.
  • Poner en práctica medidas para evitar esos problemas de salud.

La vigilancia sanitaria deberá abarcar:

  • Una evaluación de la salud de los trabajadores inicial, al incorporarse al trabajo.
  • Una evaluación de la salud periódica (cada cierto tiempo).

Para aplicarla correctamente debe someter a los trabajadores expuestos al riesgo que suponen los plaguicidas, a chequeos periódicos para determinar ciertos parámetros que resultarían de gran ayuda en la prevención de intoxicaciones.

7.8.1. Periodicidad de los chequeos en vigilancia sanitaria

Como norma general el chequeo o reconocimiento médico se debería realizar cada año.

Deberá ser cada seis meses si el trabajador está habitual o intensamente expuesto.

Se tendrá especialmente en cuenta:

  • El puesto de trabajo.
  • El tiempo de exposición a plaguicidas
  • La clase/s de producto/s manejado/s.

7.8.2. Información al público

Los órganos competentes de las CCAA adoptarán medidas para:

  • Informar y sensibilizar al público en general sobre los productos fitosanitarios.
  • Poner a disposición del público información precisa y equilibrada en relación con los productos fitosanitarios.

Toda esta información hará referencia a:

  • Los riesgos del uso de productos plaguicidas fitosanitarios.
  • Los posibles efectos agudos y crónicos para la salud humana.
  • Los posibles efectos nocivos para otros seres vivos y el medio ambiente.
  • La utilización de alternativas no químicas de lucha contra plagas.
  • El progreso alcanzado por los usuarios profesionales en el uso sostenible de los productos fitosanitarios.

7.9. SEGURIDAD ALIMENTARIA Y ALERTA SANITARIA

Al hablar de Seguridad Alimentaria se hace referencia a que los alimentos que consumimos deben ser adecuados en cantidad y calidad, y no deben suponer ningún riesgo para el consumidor, deben ser seguros y saludables. Se fundamenta en la idea de que esa seguridad y salubridad de los alimentos comienza en la explotación agrícola o granja. Para que ello sea posible es necesario considerar de manera integral la cadena alimentaria, y el concepto de la granja o explotación agrícola a la mesa. La cadena alimentaria comprende la agricultura, ganadería y pesca, la distribución, la industria, el comercio minorista, los bares y restaurantes, y los consumidores que son a quienes van destinados los alimentos. Todos participamos en dicha cadena, y por ello la información que se ofrezca a lo largo de toda la cadena debe ser transparente y objetiva pues también es una parte importante de la seguridad alimentaria. Por otra parte, también contamos con un sistema de Alerta Sanitaria Alimentaria que garantiza a los consumidores que los productos que se encuentran en el mercado son seguros y no presentan riesgos para su salud. Para que este sistema funcione es fundamental que se implemente correctamente la Trazabilidad en el sector, así como también es preciso que se lleven a cabo programas de autocontrol en la industria alimentaria.

En la producción primaria (fincas agrícolas y granjas) la trazabilidad se realizará mediante el número de registro asignado por la autoridad competente a cada empresa cuando se le autoriza la actividad. Ese número acompañará el producto hasta su destino final y en el mapa completo del recorrido de cada producto se irán incorporando los números de registro de las empresas o instalaciones por las que pasa. Eso garantiza que, ante un riesgo para la salud de los consumidores, los productos implicados puedan ser retirados del mercado, tanto si se trata de alimentos sin procesar como de ingredientes incorporados a alimentos elaborados. Si un alimento representa un riesgo o peligro para la salud de los consumidores, el sistema de Alerta Sanitaria pone en marcha de inmediato medidas para evitar dicho riesgo.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/como-funciona-sistema-alerta-sanitaria/1121849/?pais=ES

Esas medidas pueden abarcar las siguientes actuaciones:

  • Suspender la comercialización o utilización de ese alimento.
  • Establecer condiciones especiales para ese alimento.
  • Cualquier otra medida provisional que pueda ser adecuada
Etiquetas de lecciones: peligrosidad, productos fitosanitarios, salud de las personas
Volver a: Privado: Curso de Fitosanitarios Profesional

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies