5. Productos fitosanitarios: clasificación y descripción.

IMPORTANCIA Y CONTENIDO DE LAS ETIQUETAS Y DE LAS FICHAS DE DATOS DE SEGURIDAD: CLASIFICACIÓN Y ETIQUETADO. PICTOGRAMAS, PALABRAS DE ADVERTENCIA, FRASES DE RIESGO O INDICACIONES DE PELIGRO, CONSEJOS DE PRUDENCIA, SÍNTOMAS DE INTOXICACIÓN Y RECOMENDACIONES PARA EL USUARIO. CASOS PRÁCTICOS.(1HT+1HPA).

5.1. DEFINICIÓN

Los productos fitosanitarios son mezclas químicas que contienen una o varias sustancias activas y otros ingredientes, y cuyo objetivo es proteger los vegetales y sus productos de organismos nocivos. También se consideran productos fitosanitarios a las sustancias que destruyen las plantas, regulan o inhiben la germinación. Los productos fitosanitarios contribuyen a aumentar los rendimientos en la agricultura y ayudan a asegurar una buena calidad en los alimentos. Pero al mismo tiempo, su utilización puede tener efectos desfavorables en la producción vegetal y también puede entrañar riesgos para los seres humanos, animales y el medio ambiente, lo que representa un coste demasiado alto para la sociedad.

Debido a ello, fue necesario elaborar un marco regulador a nivel europeo que contempla, entre otras normas, la Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, por la que se establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas (transpuesta en parte a nuestra legislación) y el Reglamento (CE) nº 1107/2009, del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de octubre de 2009 relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y cuyo objetivo es garantizar un alto grado de protección de la salud humana, animal y del medio ambiente, a la vez que salvaguardar la competitividad de la agricultura comunitaria. Para que un producto fitosanitario pueda comercializarse y utilizarse en territorio nacional debe estar autorizado previamente e inscrito en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios de la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria.

5.2. CLASIFICACIÓN Y DESCRIPCIÓN

Existen varios conceptos en los que basar esta clasificación. Los más importantes son;

5.2.1. Presentación de los productos fitosanitarios

Los fitosanitarios se pueden encontrar en el mercado en forma sólida, líquida u otras (gas, aerosol, tabletas fumigantes,…). Algunos de los tipos de formulaciones o presentaciones más empleados actualmente en la agricultura son:

5.2.1.1. Fitosanitarios en forma sólida.

  • Polvo para espolvoreo: el fitosanitario se presenta seco y se aplica en esta forma directamente sobre las plantas. No es necesario mezclarlo o diluirlo. En este tipo de presentación la materia activa es generalmente baja.
  • Polvo soluble: como su propio nombre indica, en este caso el fitosanitario se disuelve en agua, formando una disolución translucida o transparente. La materia activa queda totalmente disuelta en el agua.
  • Polvo mojable: se conoce por este nombre a los fitosanitarios que, aunque se añadan al agua, no forman una verdadera suspensión en ésta, ya que al principio flotan, pasando a decantar en ella con el paso del tiempo. La materia activa es insoluble o poco soluble en el agua, la cual, sólo se usa para facilitar la distribución del producto (agentes de suspensión).
  • Cebos granulados o en bloque: su finalidad es la ingestión de los gránulos por los enemigos naturales de los cultivos. Se aplican directamente a la tierra o a las plantas.

5.2.1.2. Fitosanitarios presentados en forma líquida

  • Concentrado soluble: la materia activa es un líquido soluble que forma una verdadera disolución con el agua. Suelen ser productos con bajas concentraciones de materia activa.
  • Para mejorar su resistencia a la lluvia (lavado), estos productos suelen llevar coadyuvantes (mejoran el mojado de las hojas), adherentes (evitan el lavado de la lluvia) y los colorantes (evitan la confusión con líquidos de uso doméstico).
  • Concentrado emulsionable: en este caso la materia activa no se puede mezclar con el agua, formando una emulsión (dispersión de un líquido en otro). El producto que se forma al mezclarlo con el agua es opaco y lechoso. Hay que tener en cuenta que, con el paso del tiempo, los dos líquidos inmiscibles entre sí, tenderán a separarse.

5.2.1.3. Otras formas de presentación

Dentro de este grupo se encuentran aquellos que se presentan como gas, aerosoles o tabletas fumigantes (para su mezcla con agua, o bien, para quemarlas y que actúe su humo). Este tipo de presentación no se suele utilizar habitualmente en la agricultura.

5.2.2. Según su finalidad

Según el agente nocivo sobre el que actúan, los fitosanitarios se pueden clasificar en:

  • Insecticidas: combaten insectos (trips, moscas, gusanos, escarabajos,…). Pueden afectar al insecto en diferentes fases o estadios de desarrollo, clasificándose, a su vez, en: adulticidas, larvicidas y ovicidas.
  • Acaricidas: para luchar contra los ácaros (araña roja, ácaro de las maravillas,…). Al igual que los insecticidas, también se pueden clasificar en adulticidas, larvicidas y ovicidas.
  • Herbicidas: eliminan las plantas que crecen en las parcelas de cultivo y que compiten con el mismo por el agua y los nutrientes.
  • Nematicidas: combaten a los nematodos. Algunos nematicidas también actúan contra insectos y otras plagas y enfermedades.
  • Funguicidas: su objetivo es luchar contra los hongos que atacan a los cultivos (mildiu, oidio, fusarium,…).
  • Bactericidas: su misión es la lucha contra las bacterias causantes de enfermedades (Xanthomonas, Erwinia,…).
  • Molusquicidas: luchan contra caracoles y babosas.
  • Rodenticidas: para controlar las poblaciones de ratones, ratas y toda clase de roedores (ratas, ratones, conejos,…).
  • Desinfectantes de suelos: son productos que se aplican al suelo y se volatilizan.
  • Sus vapores desinfectan el suelo de agentes causantes de plagas y enfermedades, malas hierbas y palian los efectos de la “fatiga de suelos”.
  • Repelentes: su actividad va dirigida a alejar a los organismos dañinos de los cultivos (como los compuestos derivados del ajo que repelen a los roedores en el cultivo del bróculi).
  • Atrayentes: atraen a los insectos hacia un cebo bien alimenticio u hormonal.

5.2.3. Según su comportamiento en la planta

El modo en que un fitosanitario actúa, una vez aplicado sobre una planta, puede ser muy diferente. De este modo tenemos:

  • Sistémicos: una vez aplicado el producto y transcurrido un tiempo de acción, el producto penetra en la planta y se incorpora en su savia, llegando así a todas las partes de la misma. En algunos casos, los productos se aplican al suelo, mientras que, en otros, se aplican a las hojas.
  • Penetrantes: este tipo de fitosanitarios, sólo penetran en la zona de la planta sobre la que se han aplicado. No se incorporan a la savia de la planta y, por tanto, no se trasladan a otras partes.
  • Estos dos tipos de productos presentan una ventaja común, en caso de que una vez realizada la aplicación se produzcan precipitaciones, el producto no será lavado.
  • De contacto o de superficie: estos productos se quedan en la superficie de la planta donde son aplicados. En caso de lluvia tras su aplicación, los productos son lavados y, por tanto, se pierde su acción.

5.2.4. Según el tiempo de actuación del producto

Un producto fitosanitario, sobre todo en el caso concreto de los insecticidas, puede considerarse, por su forma de actuar en el tiempo, de las siguientes maneras:

  • Acción de choque: son productos que actúan sobre la plaga de forma inmediata a su aplicación y no son muy persistentes en el tiempo.
  • Acción residual: estos productos son efectivos contra la plaga durante un plazo más largo que los anteriores.

5.2.5. Según el modo de acción contra las plagas

Los insecticidas y acaricidas, pueden actuar de diferentes formas contra las plagas:

  • Por contacto: son aquellos que, como su propio nombre indica, actúan al entrar en contacto con la plaga o enfermedad.
  • Por ingestión: son aquellos que actúan al ser ingeridos por la plaga.
  • Por inhalación: productos que actúan sobre la plaga a través de su aparato
  • respiratorio.

Existen también fitosanitarios que actúan por contacto, inhalación e ingestión de los mismos. Estos productos son conocidos como fitosanitarios de acción mixta.

5.2.6. Según su especificidad

En esta clasificación se hace referencia al número de diferentes agentes nocivos que puede controlar un determinado producto:

  • De amplio espectro o polivalentes: actúan sobre diferentes plagas o enfermedades, a la vez. No son materias selectivas.
  • Específicos: solo actúan sobre un tipo de plaga o enfermedad.
  • La tendencia es a utilizar, cada vez más, productos específicos, poco o nada contaminantes, con menor riesgo para las personas y respetuosos, a la vez, con el medio ambiente.

5.2.7. Según el grupo químico al que pertenecen

La capacidad de un producto para penetrar en un organismo y ejercer su acción está directamente relacionada con sus características físico- químicas.

5.2.1.1. Dentro de los insecticidas:

  • Insecticidas inorgánicos: son fitosanitarios cuya composición carece de átomos de carbono. Dentro de este grupo destacan el azufre y sus derivados (polisulfuro de cal, polisulfuro de bario,…), y el permanganato potásico.
  • Insecticidas orgánicos de síntesis: dentro de este tipo podemos distinguir entre los convencionales, donde encontramos los organoclorados, organofosforados, carbamatos, piretroides y neonicotinoides, y los biorracionales, donde se incluyen los análogos de la hormona juvenil, inhibidores de la síntesis de quitina, análogos de la hormona de la muda y antagonistas de la hormona juvenil.

Algunos ejemplos de convencionales: metiocarb, malation o clorpirifos. Dentro de los biorracionales constituyen un ejemplo: fenoxicarb, buprofecin o tebufenocida.

  • Insecticidas orgánicos naturales de origen vegetal: Las propias plantas, a lo largo del tiempo, han desarrollado sustancias que actúan contra sus enemigos. Los más conocidos son las piretrinas, tóxicas para insectos y peces pero inocuas para mamíferos, y la nicotina, que se obtiene de la planta del tabaco o la rotenona.
  • Insecticidas orgánicos naturales de origen mineral: también conocidos como aceites minerales. Proceden de la destilación del petróleo. Tienen baja toxicidad para los mamíferos, no se generan resistencias y son económicos, pero presentan problemas de fototoxicidades, incompatibilidad en mezclas y que solo pueden ser aplicados con condiciones climáticas favorables. Los más conocidos son los aceites de verano (se utilizan en cítricos, ornamentales y frutales, principalmente) y aceites de invierno (sobre todo en frutales y durante su parada vegetativa).
  • Insecticidas orgánicos naturales biológicos: constituidos, fundamentalmente, por microorganismos, toxinas, hormonas y otros compuestos naturales. El ejemplo más destacado es el Bacillus thuringiensis, bacteria Gram positiva que habita en el suelo, y que se utiliza comúnmente como una alternativa biológica al plaguicida. También se le puede extraer la toxina Cry y utilizarla como plaguicida específicamente activo contra insectos de los órdenes Lepidoptera (polillas y mariposas), Diptera (moscas y mosquitos), Coleoptera (escarabajos), Hemiptera (chinches) y contra los nemátodos (gusanos).

5.2.7.2. Dentro de los acaricidas:

  • Acaricidas no específicos: tienen mayor poder insecticida que acaricida, y sufren una pérdida del poder acaricida con el paso del tiempo. Algunos ejemplos son: azufre y polisulfuros, aceite mineral, bifentrin y lambda cihalotrin.
  • Acaricidas específicos: se dividen en dos grupos: los convencionales, donde se incluyen los derivados sulforgánicos (por ejemplo, tetradifon), derivados halogenados (dicofol), derivados del estaño (fenbutestan), derivados dinitro (dinobuton) y derivados carbámicos (benzoximato) y los biorracionales, donde se encuentran los derivados de la urea (flufenoxuron).

5.2.7.3. Fungicidas

Estos productos actúan contra los hongos que afectan a los cultivos evitando la enfermedad. Pueden actuar en dos momentos, cuando el hongo todavía no ha infectado al cultivo (en este caso la acción es preventiva y reciben el nombre de funguicidas preventivos), o bien, cuando el hongo ya ha infectado al cultivo provocando la enfermedad (aquí lo que se pretende es liberar al cultivo de esta enfermedad y los funguicidas se denominan funguicidas curativos).

Algunos funguicidas preventivos, según el grupo químico del que forman parte, se pueden clasificar en:

  • Compuestos cúpricos: son polivalentes y persistentes. Ayudan a prevenir las enfermedades fúngicas que se dan en el interior de las hojas (mildius). Como ejemplos cabe destacar el sulfato de cobre o el oxicloruro de cobre.
  • Ditiocarbamatos: productos orgánicos polivalentes que actúan contra hongos. (mancozeb, maneb,…)
  • Azufre: Controla los hongos que se desarrollan en la superficie del sistema foliar de las plantas.
  • Dicarboximidas (sulfenimidas): productos orgánicos de amplio espectro que se emplean contra hongos. (captan, folpet…).

En el caso de los funguicidas curativos, siguiendo el mismo criterio que en los preventivos, se clasifican por grupo químico:

  • Benzimidazoles: son productos orgánicos y sistémicos con buena acción contra las podredumbres (monilia,…). Ejemplos de estos los constituyen el benomilo y el metiltiofanato.
  • Derivados de la pirimidina: productos orgánicos y sistémicos con buena acción contra, entre otros, los oidios. Algunos ejemplos los constituyen el bupirimato y nuarimol.
  • Derivados triazólicos: son productos orgánicos y sistémicos con gran polivalencia que actúan, entre otros, contra los oidios. Ejemplos: miclobutanil, triadimenol.
  • Carboximidas: también productos orgánicos que pueden actuar de forma preventiva o curativa, especialmente indicados en la lucha contra las podredumbres. Ejemplos: iprodiona y procimidona.

Hacemos una pequeña referencia a los herbicidas como parte de los plaguicidas.

5.2.8. Herbicidas

Los herbicidas son fitosanitario que se emplean para eliminar las plantas que crecen, distintas a las del cultivo, compitiendo por el agua y los elementos nutritivos. Estas plantas se conocen, en agricultura, como malas hierbas (vegetación adventicia). Existen infinidad de herbicidas, en este tema vamos a clasificarlos en base a cuatro principios: el momento de aplicación, la finalidad para la que se utilizan, la forma de acción sobre las plantas y el estado de desarrollo de la mala hierba.

5.2.8.1. Herbicidas según el momento de su aplicación

Se dividen en herbicidas de presiembra, de preemergencia y de postemergencia.
Los de presiembra o preplantación son de aplicación anterior a la siembra, o transplante, del cultivo, justo después de hacer las labores de preparación del suelo. El herbicida se suele incorporar al suelo mediante medios mecánicos, o bien, mediante un riego posterior a su aplicación.

Una vez se ha sembrado el cultivo, y antes de que este emerja del suelo, aplicamos los herbicidas de preemergencia, y una vez que el cultivo ha germinado, o ha sido trasplantado, se aplican los herbicidas de postemergencia.

5.2.8.2. Herbicidas según su finalidad

Existen productos herbicidas que pueden actuar sobre un tipo determinado de plantas y otros productos que no distinguen de plantas y actúan contra todas. Por tanto, podemos dividir los herbicidas en:

  • Herbicidas selectivos: su efecto se da sobre unas especies y no otras (antigramineos,…). Herbicidas de hoja ancha o de hoja estrecha.
  • Herbicidas totales: son aquellos que destruyen todo tipo de plantas ( glifosatos).
  • Herbicidas según la forma de actuación sobre las malas hierbas

5.2.8.3. Según su modo de acción

  • Herbicidas de contacto: son aquellos que destruyen la parte aérea de la planta sobre la que se aplican (matan la parte que tocan).
  • Herbicidas residuales: estos productos ejercen su acción a lo largo de un tiempo. Se aplican al suelo y permanecen en el mismo, formando una película que elimina la mala hierba cuando esta nace y entra en contacto con ella.
  • Herbicidas sistémico: estos herbicidas entran en la planta y se distribuyen por su interior con la savia, actuando de forma general en toda ella.

5.2.9. Clasificación según su peligrosidad y toxicidad.

A partir del 1 de junio de 2015 todos los productos fitosanitarios que se pongan en el mercado deberán obligatoriamente estar clasificados, envasados y etiquetados conforme con el Reglamento CLP (nuevos pictogramas y frases). Los productos fitosanitarios ya comercializados antes del 1 de junio de 2015 y etiquetados conforme con la Directiva 1999/45/CE, podrán seguir comercializándose hasta el 1 de junio de 2017 con dicha etiqueta.

A partir del 1 de junio de 2017 solo podrán existir en el mercado productos etiquetados conforme con el Reglamento (CE) nº 1272/2008. (CLP).

Su clasificación según el Art 3 del RD 3349/1983 corresponde a;

5.2.9.1. Atendiendo a su grado de peligrosidad para las personas, los plaguicidas se clasificarán de la siguiente forma:

5.2.9.1.1. En cuanto a su grado de toxicidad, en las siguientes categorías:

a) De baja peligrosidad: los que por inhalación, ingestión y/o penetración cutánea no entrañan riesgos apreciables.

b) Nocivos: los que por inhalación, ingestión y/o penetración cutánea puedan entrañar riesgos de gravedad limitada).

c) Tóxicos: los que por inhalación, ingestión y/o penetración cutánea puedan entrañar riesgos graves, agudos o crónicos, e incluso la muerte).

d) Muy tóxicos: los que por inhalación, ingestión y/o penetración cutánea pueden entrañar riesgos extremadamente graves, agudos o crónicos, e incluso la muerte.

5.2.9.1.2. En cuanto a otros efectos:

a) Corrosivos: los que en contacto con tejidos vivos pueden ejercer sobre ellos una acción destructiva.

b) Irritantes: los no corrosivos que, por contacto directo, prolongado o repetido con la piel o las mucosas, pueden provocar una reacción inflamatoria.

c) Fácilmente inflamables: aquellos plaguicidas:

  • Que a la temperatura normal al aire libre y sin aporte de energía pueden calentarse e incluso inflamarse, o
  • En estado sólido, que pueden inflamarse fácilmente por la breve acción de una fuente inflamable y que continúan quemándose o consumiéndose después de retirar la fuente inflamable, o
  • En estado líquido, que tengan un punto de inflamación inferior a 21 ºC, o
  • Gaseosos, que son inflamables al aire libre a la presión normal, o
  • Que en contacto con el agua o el aire húmedo desprenden gases fácilmente inflamables en cantidades peligrosas.

d) Explosivos: los que pueden explosionar bajo efecto de una llama o que son más sensibles a los choques o a la fricción que el dinitrobenceno.

La clasificación toxicológica de los plaguicidas en las categorías de baja peligrosidad, nocivos, tóxicos o muy tóxicos se realizará atendiendo básicamente a su toxicidad aguda, expresada en DL50 (dosis letal al 50 por 100) por vía oral o dérmica para la rata, o en CL50 (concentración letal al 50 por 100) por vía respiratoria para la rata, de acuerdo con los siguientes criterios.

En el caso de la DL50 por vía oral, expresada en miligramos por kilogramo de masa corporal:

a) Para plaguicidas sólidos, excepto los cebos y los presentados en forma de tabletas:

Muy tóxicos: DL50 inferior o igual a 5.

Tóxicos: DL50 superior a 5 e inferior o igual a 50.

Nocivos: DL50 superior a 50 e inferior o igual a 500.

De baja peligrosidad: DL50 superior a 500.

b) Para plaguicidas líquidos, así como para los cebos y los presentados en forma de tabletas:

Muy tóxicos: DL50 inferior o igual a 25.

Tóxicos: DL50 superior a 25 e inferior o igual a 200.

Nocivos: DL50 superior a 200 e inferior o igual a 2.000.

De baja peligrosidad: DL50 superior a 2.000.

En el caso de la CL50, expresada en miligramos por litro de aire y determinada por ensayo respiratorio en la rata de una duración de cuatro horas, para los plaguicidas gaseosos o para los que se comercialicen en forma de gas licuado, así como para los fumigantes y aerosoles:

Muy tóxicos: CL50 inferior o igual a 0,5.

Tóxicos: CL50 superior a 0,5 e inferior o igual a 2.

Nocivos: CL50 superior a 2 e inferior o igual a 20.

De baja peligrosidad: CL50 superior a 20.

Para los plaguicidas en polvo, cuyo diámetro de las partículas no exceda de 50 micrómetros, los valores de la CL50 deben ser determinados por ensayo respiratorio.

Para los plaguicidas que puedan ser absorbidos por la piel y cuando el valor de la DL50 por vía dérmica expresada en miligramos por kilogramo masa corporal, sea tal que suponga incluirlos en una categoría toxicológica más restrictivo a de la que correspondería al valor de la DL50 por vía oral o de la CL50 por ensayo respiratorio, la clasificación se realizara de la siguiente forma, determinando los valores por vía dérmica para la rata y/o el conejo:

a) Para los plaguicidas sólidos, excepto los cebos y los presentados en forma de tabletas:

Muy tóxicos: DL50 inferior o igual a 10.

Tóxicos: DL50 superior a 10 e inferior o igual a 100.

Nocivos: DL50 superior a 100 e inferior o igual a 1.000.

De baja peligrosidad: DL50 superior a 1.000.

b) Para plaguicidas líquidos, así como para los cebos y los presentados en forma de tabletas:

Muy tóxicos: DL50 inferior o igual a 50.

Tóxicos: DL50 superior a 50 e inferior o igual a 400.

Nocivos: DL50 superior a 400 e inferior o igual a 4.000.

De baja peligrosidad: DL50 superior a 4.000.

5.3. ETADO Y SU IMPORTANCIA. PICTOGRAMAS, ADVERTENCIAS, FRASES, INDICACIONES, CONSEJOS, ETC.

Como hemos mencionado anteriormente, el 1 de junio de 2017 entró en vigor la nueva legislación europea que rige el etiquetado de productos fitosanitarios, según el Reglamento (CE) No 1272/2008 del Parlamento Europeo. El fin de este nuevo reglamento fue conseguir la armonización y estandarización a nivel mundial, y si bien la composición y eficacia de los productos no cambia si obligó a reflejar nuevos pictogramas en sus etiquetas.

5.3.1. Nueva simbología en el etiquetado

La nueva normativa contempla una serie de cambios tanto en los símbolos como en la nomenclatura. Como se puede apreciar visualmente, la diferencia más evidente es que cambian los antiguos cuadrados naranjas con símbolos en negro por rombos con marco rojo y simbología en color negro.

Destacar también la obligación de incluir junto con estos nuevos símbolos palabras de advertencia, como pueden ser “atención” o “peligro”.

5.3.2. Nueva terminología

Junto con los cambios gráficos se procede a adoptar modificaciones en las definiciones.

5.3.2.1. Categorías de peligro

En su nueva terminología se siguen manteniendo en tres categorías:

  • Peligros Físicos. Por sus propiedades físicas y químicas.
  • Peligros para la salud. Al ser productos tóxicos.
  • Peligros para el medio ambiente. Al interferir nocivamente en los ciclos biológicos y naturales.

Los avisos de peligro, pasan a ser indicaciones de advertencia
En la nueva normativa solamente se implantan dos grupos:

  • Aviso de “Peligro”. Para las categorías más graves.
  • Aviso de “Atención”. Abarcan las categorías menos graves.

5.3.2.2. Indicaciones de peligro H

Desaparecen las antiguas frases R (inicial de Riesgo) y se pasan a denominar internacionalmente H. Junto a este cambio se establecen nuevos códigos para advertir de ciertos peligros. Se situara delante de la H las siglas EU y estarán agrupadas según sus propiedades. Es conveniente destacar que existen nuevas denominaciones y desaparecen algunas, con lo cual no todas las antiguas R, tienen una definición que las sustituya en H.

Los consejos de prudencia P, pasan a denominarse S. Estos nuevos consejos S, se agrupan en las siguientes categorías:

Consejos generales, Consejos de prevención, Consejos de respuesta, Consejos de almacenamiento y Consejos de eliminación.
La nueva lista de consejos S es muy amplia (más de cien). La nueva norma establece que en el etiquetado tienen que figurar todos los consejos de prudencia necesarios hasta un máximo de seis. Si el producto se comercializa al público en general, tiene que indicar los consejos de prudencia necesarios para su eliminación siempre que el residuo sea peligroso para el medio ambiente o la salud humana.

5.3.3. Modificaciones de clasificación y etiquetado de productos químicos

Este etiquetado tiene una importancia vital para poder manipular correctamente todas aquellas substancias cuya composición química pueda producir daños tanto a personas como animales o flora. La etiqueta es el mejor resumen de todas las características inherentes a la manipulación de los productos fitosanitarios. Previo a la utilización de un producto plaguicida, es imprescindible leer detenidamente la etiqueta y seguir las instrucciones y recomendaciones contenidas en la misma.

PELIGROS FÍSICOS
Clases de peligro y categorías de peligro Sistema antiguo de etiquetado Nuevos sistema de etiquetado
Explosivos inestables Explosivos inestables - Antiguo (R2, R3) Peligro Explosivos inestables - Nuevo H200 Peligro
Explosivos divisiones 1.1 a 1.3 H201, H202, H203
Sustancias/mezclas que reaccionan expontáneamente, tipo A, B H240, H241
Peróxidos orgánicos, tipos A, B H240, H241
Explosivos, división 1.4 Sin clasificación H204 Atención
Gases inflamables, categoría 1 Inflamables - Antiguo (R12) Extremadamente Inflamable Inflamables - Nuevo H220 Peligro
Aerosoles inflamables, categoría 1 (R12) H222
Líquidos inflamables, categoría 1 R12 H224
Líquidos inflamables, categoría 2 R11 Fácilmente Inflamable H225
Sólidos inflamables, categoría 1 (R11) H228
Sólidos inflamables, categoría 2 (R11) H228 Atención
Aerosoles inflamables, categoría 2 Sin símbolo (R10) Inflamable H223 Peligro
Líquidos inflamables, categoría 3 R10 H226
Líquidos pirofóricos, categoría 1 R17 Fácilmente Inflamable H250
Sólidos piurofóricos, categoría 1 R17 H250
Sustancias/mezclas que, en contacto con el agua, desprenden gases inflamables, categorías 1 Sustancias/mezclas que reaccionan espontáneamente - Antiguo (R15) H260
Sustancias/mezclas que, en contacto con el agua, desprenden gases inflamables, categorías 2 (R15) H261
Sustancias/mezclas que, en contacto con el agua, desprenden gases inflamables, categorías 3 (R15) H261 Atención
Sustancias/mezclas que reaccionan espontáneamente, tipo B (R12) H241 Peligro
Sustancias/mezclas que reaccionan espontáneamente, tipos C y D H242
Sustancias/mezclas que reaccionan espontáneamente, tipos E y F H242 Atención
Sustancias/mezclas que experimentan calentamiento espontáneo, categoría 1 H251 Peligro
Sustancias/mezclas que experimentan calentamiento espontáneo, categoría 2 H252 Atención
Peróxidos orgánicos, tipo B Peróxidos orgánicos - Antiguo R7 Comburente H241 Peligro
Peróxidos orgánicos, tipos C y D H242
Peróxidos orgánicos, tipos E y F H242 Atención
Gases comburentes, categoría 1 R8 Comburentes - Nuevo H270 Peligro
Líquidos comburentes, categorías 1 y 2 H271, H272
Líquidos comburentes, categoría 3 R9 H272 Atención
Sólidos comburentes, categorías 1 y 2 R8 H271 H272 Peligro
Sólidos comburentes, categoría 3 R9 H272 Atención
Gas comprimido Sin clasificación Gas - Nuevo H280 Atención
Gas licuado H280
Gas licuado refrigerado H281
Gas disuelto H280
Sustancias/mezclas corrosivas para los metales, categoría 1 Sin clasificación Sustancias corrosivas - Nuevo H290
PELIGROS PARA LA SALUD HUMANA
Clases de peligro y categorías de peligro Sistema antiguo de etiquetado Nuevos sistema de etiquetado
Toxicidad aguda, categorías 1, 2 Toxicidad - Antiguo Muy tóxico Toxicidad - Nuevo Peligro
Oral R28 H300
Cutánea R27 H310
Inhalación R26 H330
Toxicidad aguda, categoría 3 Tóxico
Oral R25 H301
Cutánea R24 H311
Inhalación R23 H331
Mutagenicidad en células germinales, categorías 1A, 1B R46 Mutagenicidad, carcinogenicidad - Nuevo H340
Carcinogenicidad, categorías 1A, 1B R45, R49 H350
Toxicidad para la reproducción, categorías 1A, 1B R60, R61 H360
STOT tras exposición única, categoría 2 R39 H370
STOT tras exposiciones repetidas, categoría 1 R48 H372
Sensibilización respiratoria, categoría 1 Sensibilización respiratoria - Antiguo R42 Nocivo H334
Toxicidad por aspiración, categoria 1 R65 H304
Mutagenicidad en células germinales, categorías 2 R68 H341 Atención
Carcinogenicidad, categoría 2 R40 H351
Toxicidad para la reproducción, categoría 2 R62, R63 H361
STOT tras exposición única, categoría 2 R68 H371
STOT tras exposiciones repetidas, categoría 2 R48 H373
Toxicidad aguda, categoría 4 Nocivo - Nuevo
Oral R22 H302
Cutánea R21 H312
Inhalación R20 H332
Corrosión cutánea, categorías 1A, 1B, 1C Corrosión cutánea - Antiguo R34, R35 Corrosivo Corrosivo - Nuevo H314 Peligro
Lesión ocular grave, categoría 1 Lesiónes oculares y cutáneas - Antiguo R41 Irritante H318
Irritación cutánea, categoría 2 R38 Irritante - Nuevo H315 Atención
Irritación ocular, categoría 2 R36 H319
Sensibilización cutánea, categoría 1 R43 H317
Irritación de las vías respiratorias R37 H335
Efectos narcóticos Sin símbolo R67 H336
PELIGROS PARA EL MEDIO AMBIENTE
Clases de peligro y categorías de peligro Sistema antiguo de etiquetado Nuevos sistema de etiquetado
Peligroso para el medio ambiente acuático, agudo, categoría 1 Peligroso para el medio ambiente - Antiguo R50 Peligroso para el medio ambiente Peligroso para el medio ambiente - Antiguo H400 Atención
Peligroso para el medio ambiente acuático, crónico, categoría 1 R50/53 H410
Peligroso para el medio ambiente acuático, crónico, categoría 2 R51/53 H411

Este etiquetado tiene una importancia vital para poder manipular correctamente todas aquellas substancias cuya composición química pueda producir daños tanto a personas como animales o flora. La etiqueta es el mejor resumen de todas las características inherentes a la manipulación de los productos fitosanitarios. Previo a la utilización de un producto plaguicida, es imprescindible leer detenidamente la etiqueta y seguir las instrucciones y recomendaciones contenidas en la misma.

5.4 FICHAS DE SEGURIDAD

La ficha de datos de seguridad implica un segundo nivel de información, mucho más completo que la etiqueta. El proveedor deberá facilitársela gratuitamente al usuario profesional en la primera entrega y cuando se produzcan cambios en esta. Es obligatorio disponer en la empresa de todas las fichas de datos de seguridad de los productos químicos peligrosos utilizados, debiendo estar a disposición de los trabajadores para que puedan consultarlas.

Su contenido es muy amplio por lo que destacamos;

  • Identificación de la sustancia o la mezcla y de la sociedad o la empresa. El nombre debe coincidir con el que se encuentra en el Registro Oficial de Fitosanitarios.
  • Identificación de los peligros y síntomas de estos.
  • Composición.
  • Primeros auxilios.
  • Medidas de lucha contra incendios.
  • Medidas en caso de vertido accidental.
  • Precauciones personales, para el medio ambiente y métodos de limpieza.
  • Manipulación y almacenamiento.
  • Controles de exposición/protección individual (EPIs).
  • Propiedades físicas y químicas.
  • Estabilidad y reactividad.
  • Información toxicológica.
  • Información ecológica.
  • Consideraciones relativas a la eliminación. Tanto de excedentes del producto como de los residuos, indicando la manera segura de manipulación.
  • Información relativa al transporte del producto.
  • Información reglamentaria.
  • Otras informaciones útiles.

5.5 SÍNTOMAS DE INTOXICACIÓN Y RECOMENDACIONES DEL USUARIO

Los fitosanitarios son productos químicos que pueden actuar sobre el hombre, provocando los perjuicios siguientes:
Daños sobre los tejidos vivos por corrosión, provocando heridas por contacto.
Reacciones alérgicas que normalmente se manifiestan en inflamaciones en la piel y los ojos.
Efectos cancerígenos, bien mediante la aparición de cáncer o por el aumento de la probabilidad de aparición de este.
Consecuencias negativas sobre el sistema nervioso.
Efectos perjudiciales sobre la fertilidad, embarazo y lactancia, incluyendo los mutagénicos que podrían transmitirse a la descendencia.
Muerte.

Es importante destacar que el riesgo para la salud que los fitosanitarios pueden provocar depende de 3 factores:
Riesgo = Forma de exposición x Toxicidad x Tiempo de exposición
Por tanto, cuanto mayor sea cualquiera de estos factores, más aumentará el riesgo derivado del uso del mismo.

Por otro lado, indicar que en función de la forma de aparición de los efectos lesivos sobre los trabajadores, se hablará de intoxicaciones agudas o crónicas:

Agudas: suceden cuando el fitosanitario entra en contacto con el trabajador en una única
dosis y los efectos nocivos aparecen en 24 horas. Pueden producirse, por ejemplo, en inges-
tiones accidentales, contactos con la piel desprotegida al no usar equipos de protección, etc.

Crónicas: ocurren al producirse una exposición durante largo tiempo al fitosanitario, con lo
que este va acumulándose en el organismo del trabajador y llegado un punto, aparecen los
síntomas de intoxicación. Son muy peligrosas, dado que los efectos no se presentan tras una
única exposición, por lo que pasan desapercibidas y que las lesiones pueden desembocar en
aquellas de tipo crónico (sistema nervioso, hígado, riñón…) o incluso cáncer, con efectos
muy graves para la salud.

Debe actuarse rápidamente, pero con conocimiento de lo que se hace. Retirar a la persona de la fuente contaminante. Procurar que el paciente esté tranquilo y en reposo estricto, tumbado en el suelo de costado, con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y ladeada. Observar la respiración y el estado de consciencia.
Si cesa la respiración, empujar la mandíbula hacia adelante para impedir que la lengua obstruya el fondo de la garganta y efectuar la respiración artificial. Si el plaguicida ha caído sobre la piel, utilizar gran cantidad de agua para lavarla, durante unos 10 minutos. Cuando se ha ingerido un plaguicida, en un primer instante no es recomendable provocar el vómito, a no ser que el producto ingerido sea muy tóxico. Si el intoxicado tiene convulsiones, hacerle morder un pañuelo para que mantenga la boca abierta. Si está muy caliente y suda mucho, es conveniente refrescarle con agua fría. Si tiene frío taparle con ropa. En ningún caso se le darán bebidas o alimentos grasos o aceitosos. Se debe acudir al médico lo antes posible, facilitándole la etiqueta del plaguicida para conocer el toxico causante de la intoxicación.

 

Etiquetas de lecciones: productos fitosanitarios
Volver a: Privado: Curso de Fitosanitarios Profesional

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies