22. NORMATIVA QUE AFECTA A LA UTILIZACIÓN DE PF: COMPRA,TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO. AUTORIZACIÓN Y REGISTRO DE PF

Primero debes completar 21. SEGURIDAD SOCIAL AGRARIA antes de ver esta lección

22.1. OBJETIVOS.

Conocer la normativa que afecta a un usuario profesional responsable de los tratamientos fitosanitarios o personal que intervenga directamente en la venta de productos fitosanitarios de uso profesional en las siguientes fases:

  • Compra
  • Transporte
  • Almacenamiento
  • Manipulación

También se pretende dar a conocer la normativa y pasos que se siguen en la autorización y registro de los productos fitosanitarios.

22.2. COMPRA DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS.

En base al Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios (BOE 15 de septiembre de 2012), se establece que a partir del 26 de noviembre de 2015, sólo pueden suministrarse productos fitosanitarios para uso profesional a titulares de un carné que acredite la formación establecida en la citada normativa. En el caso de retirar un producto fitosanitario a nombre de una persona jurídica o del titular de una explotación agraria, quien reciba el producto, además de cumplir lo indicado en el anterior párrafo, deberá acreditar que posee autorización o poder de dicha persona jurídica o titular de explotación para actuar y efectuar la recepción en su nombre.

22.2.1. Formación e información en la venta.

Continuando con la normativa citada anteriormente, en lo referente a la formación en la fase de compra, también a partir del 26 de noviembre de 2015, los vendedores y personal auxiliar de la distribución de productos fitosanitarios para uso profesional deberán estar en posesión del carné correspondiente para ejercer como tales. Los distribuidores, vendedores y demás operadores comerciales de productos fitosanitarios están obligados a contar con un técnico con titulación universitaria habilitante.

En el momento de la venta de productos fitosanitarios para uso profesional, deberá estar disponible un vendedor con objeto de poder proporcionar a los clientes información adecuada en relación con el uso de los productos fitosanitarios que adquiere, los riesgos para la salud y el medio ambiente y las instrucciones de seguridad para gestionar tales riesgos. También se dará información sobre los puntos para la recogida de envases vacíos más cercanos utilizables por el comprador. El vendedor estará en posesión de carné cualificado.

Los distribuidores que vendan productos fitosanitarios para uso no profesional proporcionarán a los usuarios información general sobre los riesgos del uso de los productos fitosanitarios para la salud y el medio ambiente, y en particular sobre los peligros, exposición, almacenamiento adecuado, manipulación, aplicación y eliminación en condiciones de seguridad, así como sobre las alternativas de bajo riesgo. A tal fin los titulares de los productos facilitarán a los distribuidores dicha información.

En determinados productos, como los que generen gases tóxicos, muy tóxicos o mortales, se debe solicitar el carné habilitante a tal efecto, en este caso el de fumigador.

22.2.2. Registro de las transacciones en la compra y aplicación.

En base al Reglamento (CE) n.º 1107/2009, los productores y distribuidores de productos fitosanitarios de uso profesional llevarán un registro de todas las operaciones de entrega a un tercero, a título oneroso o gratuito, que realicen, en el que anotarán los siguientes datos:

  • Fecha de la transacción.
  • Identificación del producto fitosanitario (nombre comercial, número de inscripción en el Registro Oficial de Productos fitosanitarios y número o referencia, en su caso, del lote de fabricación).
  • Cantidad de producto objeto de la transacción.
  • Identificación del suministrador y del comprador (nombre y apellidos o razón social, dirección o sede social y NIF).

Asimismo, las entidades y los usuarios profesionales cuyas actividades comprendan la prestación de servicios de tratamientos fitosanitarios llevarán un registro de las operaciones realizadas, tanto de adquisición como de aplicación en el que anotarán los siguientes datos:

  • Fecha de la operación (adquisición o aplicación).
  • Identificación del producto fitosanitario (nombre comercial, número de inscripción en el Registro Oficial de Productos fitosanitarios y número o referencia, en su caso, del lote de fabricación).
  • Cantidad de producto objeto de la operación.
  • Identificación del suministrador o de la parte contratante del servicio (nombre y apellidos o razón social, dirección o sede social y NIF).
  • En el caso de las aplicaciones, cultivo u objeto del tratamiento realizado.

Los datos registrados se mantendrán a disposición del órgano competente durante 5 años y podrán llevarse por medios electrónicos o tradicionales.

22.3. TRANSPORTE.

Existe una normativa específica para el transporte de mercancías peligrosas, en la cual se incluye el transporte de plaguicidas. El transporte de fitosanitarios debe realizarse teniendo en cuenta los tipos de fitosanitarios y las cantidades. En función de estas premisas, el punto de venta debe indicar con un documento tipo albarán con carta de porte si el transporte se puede realizar por nuestra parte (bajo exención) o precisa de un transporte específico para mercancías peligrosas regulado por la norma ADR.

La carta de porte indicara los datos del expedidor, transportista, destinatario y la cantidad del producto exento de ADR. Cuando las cantidades y/o los productos fitosanitarios requieran un transporte de mercancías peligrosas, este se regularán mediante el Real Decreto 97/2014, de 14 de febrero, siempre que no sea contradictoria a la citada norma ADR.

No obstante se recogen excepciones al cumplimiento de ésta en el transporte de pequeñas cantidades (bultos) de productos fitosanitarios por el agricultor y para los envases vacíos, incluidos los grandes embalajes, sin limpiar, que hayan contenido materiales de las clases 2, 3, 4.1, 5.1, 6.1, 8 y 9, no estarán sometidos a la ADR si se han adoptado medidas apropiadas con el fin de compensar los riesgos ocasionales, como por ejemplo el triple lavado de los envases o la invalidez de los mismos.

Para validar que se han tomado las medidas suficientes para eliminar los riesgos, se necesita un certificado de limpieza por parte de la persona que expide (agricultor). Si no es posible emitir este certificado, será válida una carta de porte, en la que se indique la medida de seguridad adoptada y el destino de los envases (por ejemplo un punto de recogida de SIGFITO).

Cuando estas mercancías sean líquidos inflamables, transportadas en recipientes rellenables llenados por, o para, un particular, la cantidad total no sobrepasará los 60 litros por recipiente y 240 litros por unidad de transporte.

Sin perjuicio de lo establecido en la legislación sobre transporte de mercancías peligrosas, el transporte de los productos fitosanitarios con medios propios del titular de la explotación, o en su caso de la persona o empresa que requiera tratamientos con productos fitosanitarios de uso profesional, se realizará de forma que:

  • No se puedan producir vertidos.
  • Los envases se colocarán verticalmente, cerrados y con la apertura hacia la parte superior.
  • Se organizará y sujetará correctamente la carga.
  • No se utilizarán soportes con astillas o partes cortantes que puedan deteriorar los envases.
  • Siempre que existan vías alternativas cercanas, se evitará atravesar cauces de agua con el equipo de tratamiento cargado con la mezcla del producto fitosanitario.
  • El transporte se realizará siempre separado de pasajeros, animales y mercancías.
  • No se deben situar dentro del habitáculo del vehículo.
  • Nunca se transportarán fuera de los envases originales.
  • Se protegerán de la lluvia y de la exposición a la luz solar directa.
  • Acompañar los productos con sus respectivas fichas de seguridad y documentación.
  • Descargar y almacenar adecuadamente los envases, tan pronto se llegue al destino.

En ocasiones, el transporte se realiza en embalajes combinados, envases interiores contenidos en un embalaje exterior (normalmente una caja de cartón), en este caso, sólo tiene homologación el embalaje exterior. Esta homologación llevará la siguiente indicación, por ejemplo:
4G/Y145/S/83/NL/VL823.

Los organismos responsables del control del transporte de mercancías peligrosas son la Dirección General de Tráfico del Gobierno de España y las autoridades autonómicas y locales.

22.3.1. Derrames en el transporte.

Si dado el caso en el cual aun respetando todas las medidas de seguridad en el transporte y durante el cual se produjera un vertido accidental del producto, se deberían tomar las siguientes medidas de acción y precaución:

  • Estacionar el vehículo o si se encuentra accidentado señalizarlo.
  • Parar el motor y eliminar cualquier fuente de calor en la zona.
  • Es muy importante hacer una rápida evaluación del riesgo, protegiéndose adecuadamente para evitar el contacto directo con el producto.
  • Retirar los envases dañados introduciéndolos en un envase estanco.
  • Se debe mantener alejados de la zona del derrame a personas y animales que puedan transitar por la zona afectada.
  • Se evitará en la medida de lo posible que los derrames alcancen cauces, canalizaciones o alcantarillados.
  • No aplicar agua sobre los derrames si no se puede controlar el vertido posterior.
  • Cubrir la zona de derrame con algún producto inerte absorbente.
  • Recoger, barrer y raspar el material absorbente empleado y depositarlo en lugar controlado, alejado de cursos de agua y de redes de saneamiento.
  • Descontaminar la superficie afectada con productos de limpieza como detergentes. El vertido resultante de esta limpieza también debe de ser controlado mediante un gestor autorizado.

22.3.2. Clases y nomenclatura de materias peligrosas.

La nomenclatura de clases de materias peligrosas es:

Clase 1: Materias y objetos explosivos
Clase 2: Gases
Clase 3: Materias líquidas inflamables
Clase 4.1: Materias sólidas inflamables
Clase 4.2: Materias susceptibles de inflamación espontánea
Clase 4.3: Materias que, al contacto con el agua, desprenden gases inflamables
Clase 5.1: Materias comburentes
Clase 5.2: Peróxidos orgánicos
Clase 6.1: Materias tóxicas
Clase 6.2: Materias infecciosas
Clase 7: Materias radiactivas
Clase 8: Materias corrosivas
Clase 9: Materias y objetos diversos

Algunas mercancías peligrosas envasadas y embaladas en cantidades limitadas podrán ser objeto de exenciones totales, a condición de que se cumplan las disposiciones del capítulo 3.4 del ADR. Para identificar dicha exención cada bulto llevará de manera clara e indeleble el número ONU (número asignado por Naciones Unidas) precedido por las letras “UN” o las letras “LQ” (cantidades limitadas). De esta forma, cuando encontremos este tipo de marcado en los bultos que contienen la mercancía, esta quedará exenta del cumplimiento de las disposiciones ADR.

El peligro que puede suponer un determinado producto es directamente proporcional a su embalaje, en este caso los fitosanitarios y fertilizantes se clasifican con distinto grupo de embalaje según el grado de peligrosidad. Existen tres grupos de embalajes:

  • Grupo de embalaje I: materias muy peligrosas.
  • Grupo de embalaje II: materias medianamente peligrosas.
  • Grupo de embalaje III: materias con grado menor de peligrosidad.

Los distribuidores de fitosanitarios disponen de programas informáticos donde a la vez que se prepara el albarán y carta de porte, de forma automática se realiza el cálculo que indica si el porte precisa de transporte ADR o está exento.

22.3.3. Carta de porte.

Todo transporte de mercancías, reglamentado por el Acuerdo ADR, deberá ir acompañado de la documentación dispuesta en el presente capítulo, según convenga, salvo si hay exención total.
El expedidor o, por delegación expresa de éste, el cargador, entregará al conductor la carta de porte, así como las instrucciones escritas para el conductor, antes de iniciarse el transporte, sin perjuicio de otro tipo de documentos complementarios que procedan. Los intermediarios en el contrato de transporte deberán recabar del expedidor la documentación obligatoria, que transmitirán al transportista juntamente con la carta de porte que suscriban.
Para el transporte interno, nacional, debe quedar reflejado todas las operaciones que se realizaron durante transporte. Las actividades de carga y descarga, los puntos donde se llevarán a cabo, si existe durante algún punto del transporte una transferencia entre diferentes vehículos o las paradas que se realizarán en la ruta hasta la llegada al destino de la mercancía.
Por hacer una breve lista de los puntos más importantes que podemos encontrar entre las obligaciones de la carta de porte ADR que destacan los siguientes:

22.3.3.1. Antes de realizar el transporte.

Es requerido por parte del remitente de la mercancía, que se entrega al conductor de la misma junto al documento de la carta de porte ADR, todo ello antes de realizar el transporte. El transportista debe disponer del modelo oficial de instrucciones escritas según el documento ADR en todo momento en el vehículo. Estas deben estar expresadas en un idioma comprensible para todos los miembros de la tripulación que vayan a intervenir en el transporte. Además, también es necesario que todos estos transportistas hayan sido informados previamente de las condiciones específicas para realizar ese transporte en concreto. Asimismo, la tripulación también debe haber sido instruida previa y debidamente en toda la materia relativa a la aplicación del etiquetado de los diferentes bienes que serán transportados.

22.3.3.2. Antes de realizar la carga o descarga de las mercancías.

Una vez que el remitente de la mercancía lo haya solicitado, el conductor del vehículo en el que se transportará la misma debe presentar la siguiente documentación para decir que el transporte está en regla.

  • Debe presentar el certificado de aprobación para autorizar el transporte de aquellas mercancías que figuren como peligrosas en el documento ADR.
  • También debe estar en posesión del certificado de autorización y formación especial para el transporte de mercancías peligrosas, cuando el documento ADR así lo requiera.

22.3.3.3. Para verificar una vez realizado el transporte.

En el Anexo I del Real Decreto queda establecida la obligación para expedidores o remitentes, así como para los transportistas de conservar en todo momento un ejemplar o una copia del documento ADR (cualquier tipo de soporte será válido, pero siempre debe ser con una garantía de legibilidad e integridad) durante al menos 1 año. Esta copia del documento ADR debe quedar a disposición de la Inspección de Transporte Terrestre.

22.3.3.4. Elementos que deben figurar en la carta de porte ADR.

En todos los documentos ADR para el transporte de mercancías peligrosas, se deben ver reflejados los siguientes datos de forma legible y comprensible:

  • El Número ONU (que siempre irá precedido por las letras UN).
  • La Denominación Técnica y Oficial del transporte.
  • El Número de Modelo de las diferentes etiqueta de mercancías.
  • El Número de Modelo de las diferentes etiquetas de los riesgos subsidiarios.
  • Número total de bultos transportados, así como la descripción reglamentaria de cada uno de ellos.
  • Grupo de embalaje de cada una de las mercancías.
  • Debe mostrar el Volumen o la Cantidad Total de cada una de las mercancías peligrosas que serán objeto del transporte.
  • El Nombre y la Razón Social del remitente y del receptor o destinatario de la mercancía.
  • Si es requerido, debe aparecer la declaración de conformidad en los diferentes puntos específicos del contrato para el transporte de mercancías.
  • En los casos en que sea necesario, el código pertinente de restricción en los túneles.

22.4. ALMACENAMIENTO.

El almacenamiento de productos fitosanitarios, de la misma forma que el transporte, está regulado por su propia normativa. En este caso el almacenamiento de fitosanitarios se regula por la norma APQ (Almacenamiento de Productos Químicos), según Real Decreto 656/2017, de 23 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias MIE APQ 0 a 10. En el caso de pequeñas y medianas explotaciones agrícolas con reducidas cantidades de fertilizantes y fitosanitarios para almacenar, difícilmente se superarán los límites a partir de los cuales los almacenes de productos fitosanitarios deben estar registrados y regulados por la norma APQ. Aún tratándose de pequeñas cantidades exentas del cumplimento de la norma APQ, ello no implica que no se considere como un almacenamiento sin ningún tipo de peligro. Todos los almacenamientos de productos fitosanitarios deben cumplir una serie de requisitos mínimos de seguridad, que ya se vieron en el tema 10.

22.4.1. Objeto del Reglamento.

El presente Reglamento tiene por objeto establecer las condiciones de seguridad de las instalaciones de almacenamiento, carga, descarga y trasiego de productos químicos peligrosos, entendiéndose por tales las sustancias o mezclas consideradas como peligrosas en el ámbito de aplicación del Reglamento (CE) n.º 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, y por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) n.º 1907/2006, (Reglamento CLP), tanto en estado sólido como líquido o gaseoso, y sus servicios auxiliares en toda clase de establecimientos industriales y almacenes, así como almacenamientos de establecimientos comerciales y de servicios que no sean de pública concurrencia. También son objeto de este Reglamento los almacenamientos en recipientes fijos de líquidos combustibles con punto de inflamación superior a 60 °C e inferior o igual a 100 °C.

22.4.2. Ámbito de aplicación.

El presente Reglamento y sus instrucciones técnicas complementarias (ITCs) se aplicarán a las instalaciones de nueva construcción, así como a las ampliaciones o modificaciones de las existentes, referidas en el artículo anterior no integradas en las unidades de proceso y no serán aplicables a los productos y actividades para los que existan reglamentaciones de seguridad industrial específicas, que se regirán por ellas.

Asimismo, no será de aplicación a los almacenamientos de productos con reglamentaciones específicas si en ellas se recogen las condiciones de seguridad de los almacenamientos.

Quedan excluidos del ámbito de aplicación de este Reglamento:
a) El almacenamiento que se pueda producir durante transporte de productos químicos peligrosos por carretera, ferrocarril, vía marítima o aérea, contenidos en los vehículos, vagones, cisternas y contenedores, comprendidas las paradas y estacionamientos impuestos por las condiciones de transporte o del tráfico. También se incluyen las estancias temporales intermedias para realizar exclusivamente cambios de modo de transporte.
b) El almacenamiento en tránsito, según se define en el artículo 2.6 de la ITC MIE APQ-0.
c) El agricultor convencional o pequeña empresa agrícola debe de conocer, o estar bien asesorado sobre cuales son los límites de almacenamientode los productos fitosanitarios entre otros productos químicos peligrosos de uso agrario, para saber si precisan de instalaciones sujetas al citado registro APQ y por tanto, cumplir con todas las disposiciones. Los almacenamientos de productos químicos de capacidad inferior a la que se indica en la columna 5 de la tabla I que se recoge a continuación:

Tabla I. Relación de peligros y cantidades para la aplicación del Reglamento
Anexo I
CLP
Clase de peligroCat.Indicación PeligroCapacidad de almacenamiento (1)
Aplicación RAPQEjecución Proyecto
2.2Gases inflamables.1H2200ver ITC
2H221
Gases químicamente inestables (3).AH230
BH231
2.3Aerosoles (inflamables).1H222
H229
50ver ITC
2H223
H229
Aerosoles (no inflamables).3H229200ver ITC
2.4Gases comburentes.1H2700ver ITC
2.6Líquidos inflamables.1H22450ver ITC
2H225
3H226250
2.7Sólidos inflamables.1H2285002500
2H22810005000
2.8Sustancias y mezclas que reaccionan espontáneamente (autorreactivas).AH24000
BH2415150
C a FH242
2.9Líquidos pirofóricos.1H250050
2.10Sólidos pirofóricos.1H250050
2.11Sustancias y mezclas que experimentan calentamiento espontáneo.1H25150300
2H252
2.12Sustancias y mezclas que, en contacto con el agua, desprenden gases inflamables.1H26050300
2H261
3H261
2.13Líquidos comburentes.1H2715002500
2H2727502500
3H27210002500
2.14Sólidos comburentes.1H2717502500
2H27210002500
3H27212502500
2.15Peróxidos orgánicos.AH24000
BH2415150
C a FH242
2.16Corrosivos para los metales.1H29010005000
3.1Toxicidad aguda (2).1H300
H310
H330
50250
2H300
H310
H330
150(liq)
250(sol)
1250
3H301
H311
H331
600(liq)
1000(sol)
5000
4H302
H312
H332
3.2Corrosión cutánea.1AH314200800
1BH3144001600
1CH31410005000
Irritación cutánea.2H31510005000
3.3Lesiones oculares graves.1H31810005000
Irritación ocular.2H319
3.4Sensibilización respiratoria.1H33410005000
3.4Sensibilización cutánea.1H31710005000
3.5Mutagenicidad en células germinales.1AH34010005000
1BH340
2H341
3.6Carcinogenicidad.1AH35010005000
1BH350
2H351
3.7Toxicidad para la reproducción.1AH36010005000
1BH360
2H361
3.8Toxicidad específica en determinados órganos (STOT) exposición única.1H37010005000
2H371
3H335
H336
3.9Toxicidad específica en determinados órganos (STOT) exposiciones repetidas.1H37210005000
2H373
3.10Peligro por aspiración.1H30410005000
4.1Peligros para el medio ambiente.1H40010005000

Nota: En ningún caso la suma de los cocientes entre las cantidades almacenadas y las indicadas en las columnas 5 o 6 agrupadas por el tipo de peligro, según las partes 2, 3 y 4 del anexo I del CLP (columna 1 de la tabla), superará el valor de 1.
(1) Con respecto a las unidades: Para los productos químicos sólidos, la masa en kilogramos (kg). Para los productos químicos líquidos, el volumen en litros (l). Para los gases licuados, los gases licuados refrigerados y los gases disueltos: la masa en kilogramos (kg). Para los gases comprimidos: el volumen en Nm3.
(2) La capacidad máxima unitaria de los envases en los almacenamientos de líquidos tóxicos excluidos no podrá superar los 2 litros para categoría 1 y los 5 litros para categoría 2.
(3) Los gases químicamente inestables no pueden ser almacenados, excepto cuando se estabilicen de forma que no se pueda producir ninguna reacción peligrosa.

En las instalaciones excluidas, con independencia de lo que disponga otra normativa vigente que les sea de aplicación, se seguirán las medidas de seguridad propuestas por el fabricante de productos químicos, a cuyos efectos éste entregará, al menos, las fichas de datos de seguridad o documentación similar al titular de las instalaciones. La aplicación de este Reglamento se entiende sin perjuicio de la exigencia, cuando corresponda, de lo preceptuado en la Ley 31/1995, en el Real Decreto 840/2015, de 21, el Real Decreto 393/2007 la Ley 38/1999, el Real Decreto 2267/2004 y las disposiciones reguladoras del transporte de mercancías peligrosas.

Cada cinco años a partir de la fecha de puesta en servicio de la instalación para el almacenamiento de productos químicos, o de sus modificaciones o ampliaciones, su titular deberá presentar en la Dirección General de Economia, Industria y Competitividad un certificado de organismo de control autorizado donde se acredite la conformidad de las instalaciones.

22.5. AUTORIZACIÓN Y REGISTRO DE LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS.

El marco legislativo europeo que rige el proceso de autorización y registro de los fitosanitarios lo constituyen el Reglamento (CE) n.º 1107/2009, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y por el que se derogan las Directivas 79/117/CEE y 91/414/CEE del Consejo, y la Directiva 2009/128/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, por la que se establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas.

Su transposión al ordenamiento jurídico español de la anterior Directiva viene dado por el Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios (BOE 15 de septiembre de 2012). Esta disposición procede al desarrollo normativo de la Ley 43/2002 de 20 de noviembre, de sanidad vegetal.

22.5.1. Normativa en la autorización de los productos fitosanitarios.

El Reglamento (CE) n. º 1107/2009 establece las normas aplicables a la autorización de productos fitosanitarios en su presentación comercial, y a su comercialización, utilización y control en la Comunidad Europea. El Reglamento aumenta el nivel de protección sanitaria y medioambiental, contribuye a una mayor protección de la producción agrícola, y amplía y consolida el mercado único de productos fitosanitarios.

Este Reglamento confirma la gran importancia que la Comisión Europea concede a la protección sanitaria y medioambiental, en el contexto de la comercialización armonizada de productos fitosanitarios. Además, pretende contribuir a la mejora de la producción agrícola.

El ámbito de aplicación del presente Reglamento abarca los productos fitosanitarios y sus sustancias activas.

22.5.3. Registro Oficial de Productores y Operadores.

El Real Decreto 1311/2012, establece las disposiciones necesarias para llevar los registros de utilización de productos fitosanitarios y, asimismo, para la adecuación, mejora y simplificación de registros ya existentes, como el de establecimientos y servicios plaguicidas y el libro oficial de movimiento de plaguicidas peligrosos, instrumentos de apoyo imprescindibles para aplicar las políticas de consecución de la sostenibilidad y del control oficial en la utilización de productos fitosanitarios que se establecen desde Europa.

Atendiendo a ello se regula el Registro Oficial de Productores y Operadores fitosanitarios, sobre la base del anterior Registro de Establecimientos y Servicios Plaguicidas, creado por la Reglamentación Técnico-Sanitaria aprobada por Real Decreto 3349/1983, de 30 de noviembre, del que ya se ha segregado el Registro de Establecimientos y Servicios Biocidas, creado por el Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre, por el que se regulan el registro, autorización y comercialización de biocidas. El Registro de Establecimientos y Servicios Plaguicidas se suprime por la disposición derogatoria del Real Decreto 1311/2012, integrándose los datos en él existentes en el citado Registro Oficial.

22.5.3.1. Estructura e inscripción del Registro.

El ROPO se estructura en cuatro secciones:

  • Sector suministrador: fabricación, comercialización, distribución o almacenamiento de productos fitosanitarios
  • Sector de tratamientos fitosanitarios: prestación de servicios de aplicación de productos fitosanitarios
  • Sector de asesoramiento fitosanitario: asesores, ya sean independientes, integrados en una empresa o pertenecientes a una entidad de asesoramiento
  • Sector de uso profesional: usuarios profesionales de productos fitosanitarios.
  • La inscripción en el ROPO es obligatoria para todos los sectores descritos, salvo para los establecimientos que comercialicen exclusivamente productos fitosanitarios para usos no profesionales. La inscripción tiene una validez de 10 años y debe renovarse antes de concluir este plazo. En La Rioja, este Registro está encomendado a la Sección de Protección de Cultivos, perteneciente al Servicio de Producción Agraria y Laboratorio Regional.

22.6. RESPONSABILIDAD MEDIOAMBIENTAL.

Es la responsabilidad derivada de la Ley 26/2007 que obliga a los operadores dentro de su ámbito de aplicación, a poner en marcha las medidas de prevención,  evitación y reparación de los daños medioambientales que puedan provocar, para devolver los recursos dañados al estado en el que se encontraban. La responsabilidad medioambiental se exige al titular de la actividad económica o profesional que ha ocasionado el daño, quien debe asumir la totalidad de los costes de las medidas de prevención, evitación o reparación adoptadas.

La Ley 26/2007 establece dos tipos de responsabilidad medioambiental:

  • Objetiva e ilimitada, para todas las actividades incluidas en el anexo III de la Ley que obliga al operador a adoptar las medidas de prevención, evitación y reparación  necesarias, con independencia de que se actuara o no con dolo, culpa o negligencia.
  • Subjetiva, para el resto de actividades, en la que se limita la adopción de medidas de reparación a los casos en que exista, dolo, culpa o negligencia. En todo caso, están obligados a adoptar las medidas de prevención y evitación necesarias, y quedarán obligados a la adopción de medidas de reparación si se incumplen los deberes relativos a las medidas de prevención y de evitación de daños.

Es una responsabilidad administrativa, es decir, la exige la administración pública y es independiente de la responsabilidad civil o penal que pueda exigirse por el mismo hecho.

22.6.1. Ámbito de aplicación.

El ámbito de aplicación de la Ley incluye los daños y las amenazas inminentes de daños a las aguas, a la ribera del mar y de las rías, al suelo y a las especies de flora y fauna silvestres, así como a los hábitats. Además, se aplicará solamente a los daños medioambientales que produzca efectos adversos significativos en estos recursos, con los criterios que se establecen en la ley.

22.6.2. Daños medioambientales excluidos.

Quedan excluidos los daños al aire y los denominados daños tradicionales, es decir a las personas y sus bienes, salvo que constituyan un recurso natural. También quedan excluidos los daños medioambientales y las amenazas inminentes de que tales daños se produzcan cuando hayan sido ocasionados por alguna de las siguientes causas:

  • Un acto derivado de un conflicto armado, de hostilidades, de guerra civil o de una insurrección.    
  • Un fenómeno natural de carácter excepcional, inevitable e irresistible.
  • Las actividades cuyo principal propósito sea servir a la defensa nacional o a la seguridad internacional, y las actividades cuyo único propósito sea la protección contra los desastres naturales.
  • Los daños medioambientales cuando tengan su origen en un suceso cuyas consecuencias en cuanto a responsabilidad o a indemnización estén establecidas por alguno de los convenios internacionales enumerados en el anexo IV.
  • Los riesgos nucleares, a los daños medioambientales o a las amenazas inminentes de que tales daños se produzcan, causados por las actividades que empleen materiales cuya utilización esté regulada por normativa derivada del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica, ni a los incidentes o a las actividades cuyo régimen de responsabilidad esté establecido por alguno de los convenios internacionales enumerados en el anexo V.

22.6.3. Garantía financiera.

La garantía financiera es un instrumento que garantiza que el operador disponga de recursos económicos suficientes para hacer frente a la responsabilidad medioambiental derivada de su actividad. La Directiva  2004/35/CE, no exige la constitución de garantías financieras obligatorias, dejándolo al criterio de los Estados Miembros. En este caso España fue uno de los ocho Estados Miembros que incluyó en la transposición de la Directiva este aspecto.

La constitución de ésta es un requisito impuesto por la Ley de Responsabilidad Medioambiental para las actividades incluidas en su anexo III, sin perjuicio de las exenciones previstas en el artículo 28 de Ley 26/2007.

La cantidad que como mínimo deberá quedar garantizada, y que no limitará en sentido alguno las responsabilidades establecidas en la ley, será determinada por el operador de acuerdo a la intensidad y la extensión del daño que su actividad puede causar, de conformidad con los criterios establecidos en el Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007, aprobado por el  Real Decreto 2090/2008, de 22 de diciembre. Los operadores deberán comunicar a la autoridad competente la constitución de la garantía financiera.

La fijación de la cuantía de la garantía financiera obligatoria partirá del análisis de riesgos medioambientales de la actividad, y su límite es 20 millones de euros.

Independientemente de la obligación o no de constituir garantía financiera, los operadores incluidos en el anexo III de la Ley 26/2007, tienen una responsabilidad objetiva e ilimitada. Es decir tienen la obligación de hacer frente a las obligaciones de prevenir, evitar y reparar los daños medioambientales que puedan provocar, con independencia del coste de estas medidas.

22.6.3.1. Obligación y exención a constituir garantía financiera.

El apartado a) del artículo 37 del Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, establece los operadores de las actividades que quedan obligadas a constituir la garantía financiera, por considerase que  pueden ocasionar una mayor incidencia ambiental en caso de accidente. El artículo 28 de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, establece los operadores que quedan exentos de la obligación de constituir la garantía financiera obligatoria.

Conforme a la disposición final cuarta de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, la fecha a partir de la cual será exigible la constitución de la garantía financiera obligatoria para cada una de las actividades del anexo III se determinará por Orden Ministerial. La Orden APM/1040/2017, de 23 de octubre, por la que se establece la fecha a partir de la cual será exigible la constitución de la garantía financiera obligatoria para las actividades del anexo III de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental, clasificadas como nivel de prioridad 1 y 2, mediante Orden ARM/1783/2011, de 22 de junio, y por la que se modifica su anexo. Esta orden establece que las actividades clasificadas con nivel de prioridad 1 en la Orden ARM/1783/2011, de 22 de junio, deberán disponer de una garantía financiera, un año después de la fecha de entrada en vigor de esta orden Orden APM/1040/2017 y las actividades clasificadas con nivel de prioridad 2 deberán disponer de una garantía financiera, dos años después de la fecha de entrada en vigor de la misma.

22.6.3.2. Calculo de la cuantía de la garantía financiera.

El artículo 33 del Reglamento de desarrollo parcial de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, establece que el cálculo de la cuantía de la garantía financiera partirá del análisis de riesgos medioambientales de la actividad.

En primer lugar, se cuantificará el daño medioambiental generado en el escenario seleccionado.
En segundo lugar, se monetizará el daño medioambiental generado en dicho escenario de referencia, cuyo valor será igual al coste del proyecto de reparación primaria.

La Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental ha desarrollado una aplicación informática que permite estimar el Índice de Daño Medioambiental asociado a cada escenario accidental identificado por el operador en su análisis de riesgos medioambientales.

Una vez calculada la cuantía de la garantía financiera obligatoria, se añadirán a la misma los costes de prevención y evitación del daño.

Una vez realizado el análisis de riesgos medioambientales de la actividad, y constituida la garantía financiera por parte del operador, éste presentará, ante la autoridad competente, una declaración responsable de haber constituido dicha garantía financiera, y de haber realizado las operaciones previstas en la normativa, y que contendrá al menos la información incluida en el anexo IV.1 del Reglamento.

Los operadores que, una vez realizado el análisis de riesgos medioambientales de su actividad, queden exentos de constituir la garantía financiera en virtud de las exenciones previstas en los apartados a) y b) del artículo 28 de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, deberán presentar ante la autoridad competente una declaración responsable que contendrá al menos la información incluida en el anexo IV.2 del Reglamento. La Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica, ha desarrollado una metodología que permite abordar la tarea de calcular el coste de la recuperación de los recursos naturales protegidos por la Ley, aplicando métodos económicos de oferta.

22.6.3.3. Modelo de Oferta de Responsabilidad Ambiental.

Constituye una herramienta para la monetización de los daños producidos al medio ambiente conforme a la normativa de responsabilidad medioambiental, capaz de calcular el coste de las medidas de reparación del daño medioambiental asociadas a un escenario de riesgo. Es un instrumento que va a permitir a los operadores conocer si están obligados a constituir garantía financiera y en su caso calcular su cuantía.

22.6.3.4. Modalidades de garantía financiera.

Existen tres modalidades de garantía financiera que el operador puede constituir alternativa o complementariamente entre sí:

  • Póliza de seguro, suscrita con una entidad aseguradora autorizada para operar en España.
  • Aval, concedido por alguna entidad financiera autorizada para operar en España.
  • Reserva técnica mediante dotación de un fondo ad hoc, con materialización en inversiones financieras respaldadas por el sector público.
Etiquetas de lecciones: normativa, pf
Volver a: Privado: Curso de Fitosanitarios Profesional