16. PRACTICAS DE REVISION Y CALIBRADO DE EQUIPOS. RIESGOS RELACIONADOS CON EL USO DE EQUIPOS DE APLICACIÓN.

16.1. INTRODUCCIÓN.

La selección de equipos y accesorios adecuados para el tipo de tratamiento a aplicar y cultivo sobre el que se realizará la aplicación, así como, su mantenimiento, calibración y regulación, son elementos básicos a tener en cuenta para conseguir eficacia, rentabilidad y conservación del medio ambiente. Esta práctica, que a continuación se describe, se plantea como una actuación previa al tratamiento de plagas, contemplada en el siguiente tema, diseñándose para la adquisición de conocimientos que serán posteriormente aplicados.

16.2. OBJETIVOS.

  • Facilitar conocimientos y destrezas para la selección idónea de boquillas y aplicación de presiones más adecuadas, atendiendo a las necesidades de cultivo.
  • Proporcionar adiestramiento para la calibración de un pulverizador.
  • Aportar diseño de control para la revisión de la seguridad en las máquinas pulverizadoras y la vigilancia de los riesgos derivados de su uso.
  • Consolidar criterios para la elección de parámetros reguladores en la aplicación de productos fitosanitarios.

16.3. ENTORNO Y EQUIPO PARA EL DESARROLLO PRÁCTICO.

  • 1 tractores agrícolas de potencia superior a 70 CV.
  • Pulverizador hidroneumático.
  • Cronómetro.
  • Jarras graduadas.
  • Caudalímetro de mano, para boquillas.
  • Cepillo de dientes.
  • Muestrario de boquillas
  • Comprobador manual de presión de manómetros, cinta de fontanero.
  • Preferible, bandeja de suelo para medición y comprobación de uniformidad del tratamiento.
  • Papel hidrosensible.
  • Material de escritura y calculadora.
  • Zona amplia para maniobras, con dotación de agua y, si es posible, con un cultivo hortícola implantado, en que poder realizar algunos pases.

16.4. DESARROLLO.

16.4.1 Medidas de protección y seguridad del equipo:

  • Comprobación de protecciones en partes móviles de tractor y máquina. Especialmente las referidas al resguardo de eje de transmisión de potencia y del eje receptor de la máquina, comprobando el buen estado y la efectividad del anclaje de movimiento.
  • Verificación del enganche de la máquina. (horizontalidad, verticalidad y altura).
  • Existencia de la placa de fabricación y marcado CE.
  • Comprobación de pérdidas de agua en stop del equipo.
  • Comprobación de pérdidas de agua del equipo en funcionamiento.
  • Examen del buen estado de los manguitos de presión del tractor y del equipo de tratamientos.
  • Revisión de la efectividad de los anclajes de barras recogidas.
  • Comprobar presencia de señalización de la máquina y verificación de funcionamiento del sistema de alumbrado.
  • Si la máquina es de control hidráulico: Verificación de los seguros de control de bajada de barras y buen funcionamiento de extensión y recogida. Si es manual: Verificación de anclajes de sujeción de las barras extendidas, asideros y límite de bajada máxima.

Tiempo estimado: 15 minutos

16.4.2. Elección y calibración del equipo de aplicación fitosanitaria.

Para que el equipo funcione de forma adecuada es necesario que sus elementos estén en perfecto estado de mantenimiento y calibración. Para realizar un tratamiento fitosanitario correcto, hay que elegir bien el producto, la dosis a aplicar, las boquillas que proporcionen un tamaño y número de gotas apropiado para conseguir buena uniformidad, hacerlo en el momento oportuno (climáticamente) y emplear el equipo técnicamente adecuado, bien regulado y conservado.

La calibración la realizamos con agua, descartando el producto insecticida, debido a las distintas correcciones que aplicamos durante el proceso de ajuste.

La práctica se inicia con la presentación de los diferentes tipos de boquillas que pueden ser utilizadas. Comprobaremos los efectos de boquillas con inyección de aire. Comprobaremos, en la propia máquina, el efecto de las boquillas complementarias, que mencionamos a continuación:

  • Boquilla de limpieza.

Esta boquilla está diseñada para efectuar la limpieza del interior del depósito de los pulverizadores. Los diferentes ángulos de ataque de los 8 chorros de la boquilla aseguran un excelente enjuagado de toda la superficie interior del depósito.

  • Boquilla de anjuague.

Esta boquilla dispersa el líquido en 40 pequeños chorros compactos. Se utiliza principalmente para enjuagar los envases y bolsas de productos fitosanitarios.

  • Boquilla de agitar.

Esta boquilla se utiliza para agitar el líquido en el interior del depósito. El efecto Venturi de la boquilla aumenta varias veces la agitación respecto al líquido que pasa por el orificio calibrado de la boquilla. Recomendada para la agitación continuada de mezclas de productos fitosanitarios.

Tiempo estimado: 30 minutos

Máquinas de mochila.
Mostramos las nuevas innovaciones en cuanto a las mejoras introducidas en máquinas de mochila.
Importante el reparto de peso por estatura del trabajador con los distintos puntos de sujeción de la máquina. La posibilidad del intercambio de boquillas. La mejora en el tipo de ajustes de la mochila para evitar pérdidas.

Tiempo estimado: 15 minutos.

DESARROLLO PRÁCTICO:

Comprobación del manómetro
Con la ayuda de un comprobador de presión para manómetros, se realiza la comprobación del manómetro de la máquina, con la participación de los asistentes a la práctica.

Tiempo estimado: 20 minutos

Calibración del caudal de la boquillas del atomizador:
Comprobación del caudal de boquillas del atomizador mediante el uso de un caudalímetro manual.
Si se tratarse de un equipo de chorro transportado, debe completarse con la calibración de los m3 de aire emitido y su trayectoria, a fin de mejorar la uniformidad del tratamiento y, especialmente, evitar las derivas innecesarias, utilizando para ello un anemómetro manual y varias tiras de plástico, sujetadas alrededor del arco de boquillas.

Selección y comprobación de boquillas:
En los revólveres de la barra se montarán los tipos de boquillas más interesantes (hendidura, disco lleno, disco hueco, de abonado, de baja deriva,…).
Dejaremos libre sólo la boquilla que deseemos enseñar y, con la máquina en funcionamiento, procederemos a mostrar, una a una, los efectos de cada tipo de boquillas.
A continuación montaremos en todos los revólveres boquillas de hendidura, de diferentes caudales, seleccionando el tipo de boquilla que precisemos para los litros/Ha. a aplicar y las condiciones del tratamiento.
Colocaremos jarras graduadas en cada boquilla; pondremos la máquina en funcionamiento, seleccionando previamente la presión demandada por el cálculo realizado para la operación y cronometrando 1 minuto de funcionamiento. Tras la operación comprobaremos que el caudal percibido se corresponde con las características de las boquillas seleccionadas y que el volumen obtenido no varía en más del 5% para cada una. Si se detectaran obstrucciones o variaciones de caudal, se procederá al cambio de boquillas defectuosas o limpieza de las mismas (haciendo uso de un cepillo de dientes).

Tiempo estimado: 30 minutos.

Dosis o volumen de caldo
Esta acción ha sido realizada en la fase teórica, razón por la cual se procederá de forma rápida, sobre datos previamente establecidos.
En cuanto a la Dosis o Volumen de caldo a distribuir por unidad de superficie (D, litros/ha), se determina según la expresión:
D (l/ha) = (600 *Q) / (v * a)

Ejemplo práctico:
Para una aplicación de 1.000 l/Ha., sobre un cultivo hortícola, con un producto fungicida sistémico, volátil y en un día caluroso, acompañado de ligera brisa que, por los signos observables, podemos estimar en unos 5 Km/h. Proponer un tipo de boquilla a emplear, presión necesaria y velocidad del tractor, utilizando para este tratamiento un pulverizador de barras de 12m, con una separación de 50cm. Disponemos de las siguientes formulas de cálculo:

Solución al problema planteado:
Los datos del tipo de producto a aplicar, la temperatura y el aire, nos aconsejan seleccionar una boquilla que emita gota intermedia. Ya que no tendremos demasiado en cuenta que se trata de un fungida, por ser sistémico, pero sí consideráremos que es volátil y que el viento es suave con lo que no se prevén derivas. Podemos establecer, a priori, que una velocidad aconsejable para este tipo de máquina y cultivo, puede situarse en los 3 Km/hora, siempre que no se eleven más de 50 cm. las barras y utilicemos boquillas de 110º.
Con estos datos, podemos proceder a calcular los l/m que deben aportarnos cada boquilla.

Aplicamos:
12 x 1.000 x 3 / 600 = 60 l./min

Como disponemos de una barra con 24 boquillas, resolvemos que cada una de ellas deberá aportar un caudal de 2.5 l/min. (60/24 = 2.5). (2.5×24=60)
Seleccionamos en los revólveres de la barra, a priori, una boquilla de chorro plano standard, de un caudal lo mas aproximado posible. Encontramos una de de 2.61 l/m, a una presión de 2 bar.
Veamos qué velocidad debemos aplicar para una aplicación de 1.000 l/Ha.

600 x l/min. / Marco (m) x l/Ha. = Km./h.
De donde: 600 X (2.61×24) / 12 x 1.000 = 3.13Km./h.

Tiempo estimado (Se considera que los participantes ya dominan la destreza en el manejo de cálculos): 30 minutos

Elección de la velocidad
Con el fin de evitar posibles desviamientos en la lectura del velocímetro, cambios de ruedas, irregularidad del terreno,… y actuar en consecuencia, procederemos a realizar un cálculo exacto mediante una comprobación real.
Realice sobre el terreno dos marcas, una en el inicio (punto 0), y otra a los 100 m. Sería útil si estas marcas pudieran quedar permanentes y en un lugar adecuado, en campo o lugar con las mismas condiciones).

En la tabla que incorpora el tractor podrá encontrar la marcha ideal en relación con las r.p.m. Inicie el recorrido varios metros antes del punto 0, con la velocidad que consideremos adecuada. Cuando lleguemos al punto cero pondremos en marcha el cronómetro, que pararemos al sobrepasar la marca de los 100m., evitando que el tractor pare pasados varios metros después.

Fórmula de cálculo :

Distancia(m)x3,6 / Tiempo(s)
= km/h

A continuación se dan diversos ejemplos ya calculados.

Segundos/100m404652566064707680
Km/h9.07.86.96.46.05.65.14.74.5

Tiempo estimado: 30 minutos.

Todo el proceso que hemos descrito hasta aquí, pueden ser fácilmente sustituidas para el manejo de discos de calibración, proporcionados por los fabricantes y que, una vez usados con alguna frecuencia, son de muy sencillo manejo.

Veamos un ejemplo:

Selección de boquilla.
Para encontrar la boquilla correcta use el programa de calibración ó utilice el disco de calibración de calibración o la fórmula (espacio entre boquillas 50 cm):
Ejemplo: Alineando 150 l/ha y 7 km/h en el disco de calibración, aparecen en la ventana ‘l/ha’ que necesita un caudal de 0,875 l/min.
Ahora la mejor solución de combinación de boquilla entre tamaño y presión puede encontrarse en la parte inferior del disco: ISO 025 a 2,3 bar (ó ISO 02 a 3,6 bar).
Si Vd utiliza la fórmula: 7 km/h x 150 l/ha)/1200 = 0.875 l/min.
Comprobamos si el caudal de la boquilla de 0,875 l/minutos se corresponde con los parámetros del disco.
Ponemos el tractor en marcha y regulamos la presión a 2,3 bares.
Con un cronómetro en mano y una o más probetas preparadas para colocarlas debajo de una o varias boquillas, sincronizamos el tiempo de un minuto. Comprobamos que el agua depositada en la probeta se corresponde con los 0,875 l/minuto, teniendo en cuenta que puede haber un margen de error del 5% máximo.

Tiempo estimado: 30 minutos

Realizada la calibración procedemos a comprobar la homogeneidad del tratamiento colocando papel hidrosensible sobre el cultivo que se va a tratar. Por centímetro cuadrado el número de impactos para insecticidas es aproximadamente de 20 a 30. y para fungicidas el número de impactos es de aproximadamente de 50 a 70. Ambos parámetros dependen de las condiciones del cultivo. Las inclemencias del día también se consideran importantes en la elección del tipo de boquilla a elegir. En la bayoneta se incorporan tres tipos de boquillas diferentes para su correcta elección.

Tamaño de gotas:
Las gotas pequeñas proporcionan una gran cobertura. La deriva y evaporación puede reducirse utilizando gotas más grandes. Las gotas más grandes tienen mayor poder de penetración pero inferior homogeneidad.

Tiempo estimado: 30 minutos.

Con respecto a la presión matizamos algunos conceptos:

La presión de trabajo influye en la efectividad del tratamiento de 3 formas distintas:
Observaciones:

  • La presión influye en el ángulo de pulverización.
  • A presión elevada se producen más gotas pequeñas.
  • A menor presión se obtienen gotas más gruesas.

Presión recomendada para tratamientos con boquillas convencionales y de baja deriva 2 y 3 bares.
Velocidad del aire.

Altura de la barra de tratamientos.
Por último, debe ajustarse la altura de la barra, que depende del ángulo de la boquilla.
Conseguimos la altura actuando sobre el hidráulico para modificar la altura de los brazos inferiores.
Para asegurar una cobertura correcta del producto es importante que la altura de los brazos sobre el cultivo sea inferior a:
30 a 35 cm. con boquillas de 100º.
40 cm. con boquillas de 80º.
50 cm. con boquillas de 65º.
Procuraremos siempre evitar altura de barras mayores, con el fin de impedir derivas.

Volver a: Privado: Curso de Fitosanitarios Profesional

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies