10. Secuencia correcta durante el transporte, almacenamiento y manipulación de los productos fitosanitarios.(1HT)

Primero debes completar 9. Prácticas de identificación y utilización de epis. (1HPA) antes de ver esta lección

El Real Decreto 1311/2012, sobre uso sostenible de los productos fitosanitarios, regula la venta, transporte y manipulación de estos productos., además de legislación complementaria para cada apartado.

10.1. TRANSPORTE ADECUADO DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS.

10.1.1. Compra del producto.

A la hora de seleccionar el producto a comprar se deben tener en cuenta una serie de aspectos, entre los que destacan los siguientes:

  • Buscar asesoramiento técnico.
  • Comprar un producto autorizado oficialmente para el cultivo y la plaga a tratar.
  • Atender a la información proporcionada por el vendedor del producto acerca de su uso, así como de los riesgos para la salud y el medio ambiente, las instrucciones de seguridad para gestionar dichos riesgos y los puntos de recogida de los envases vacíos.
  • Adquirir solo productos en envases originales precintados y rechazar envases deteriorados.
  • Comprar la cantidad de producto necesaria en envases de tamaño manejable para evitar sobrantes.
  • Adquirir productos que estén autorizados y registrados en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios.
  • Siempre que sea posible, adquirir productos que no requieran precauciones especiales.
  • A partir del 26 de noviembre de 2015 sólo podrán suministrarse productos fitosanitarios para uso profesional a titulares de un carné que acredite sus conocimientos para utilizar dichos productos.

10.1.2. Transporte del producto

Existe una normativa específica para el transporte de mercancías peligrosas, en la cual se incluye el transporte de plaguicidas. El transporte de fitosanitarios debe realizarse teniendo en cuenta los tipos de fitosanitarios y las cantidades. En función de estas premisas, el punto de venta debe indicar con un documento tipo albarán con carta de porte si el transporte se puede realizar por nuestra parte (bajo exención) o precisa de un transporte específico para mercancías peligrosas regulado por la norma ADR. La carta de porte indicara los datos del expedidor, transportista, destinatario y la cantidad del producto exento de ADR. Cuando las cantidades y/o los productos fitosanitarios requieran un transporte de mercancías peligrosas, este se regulará mediante el Real Decreto 97/2014, de 14 de febrero, siempre que no sea contradictoria a la citada norma ADR.

No obstante se recogen excepciones al cumplimiento de ésta en el transporte de pequeñas cantidades (bultos) de productos fitosanitarios por el agricultor y para los envases vacíos, incluidos los grandes embalajes, sin limpiar, que hayan contenido materiales de las clases 2, 3, 4.1, 5.1, 6.1, 8 y 9, no estarán sometidos a la ADR si se han adoptado medidas apropiadas con el fin de compensar los riesgos ocasionales, como por ejemplo el triple lavado de los envases o la invalidez de los mismos. Para validar que se han tomado las medidas suficientes para eliminar los riesgos, se necesita un certificado de limpieza por parte de la persona que expide (agricultor). Si no es posible emitir este certificado, será válida una carta de porte, en la que se indique la medida de seguridad adoptada y el destino de los envases (por ejemplo un punto de recogida de SIGFITO).

Sin perjuicio de lo establecido en la legislación sobre transporte de mercancías peligrosas, el transporte de los productos fitosanitarios con medios propios del titular de la explotación, o en su caso de la persona o empresa que requiera tratamientos con productos fitosanitarios de uso profesional, se realizará de forma que:

  • No se puedan producir vertidos.
  • Los envases se colocarán verticalmente, cerrados y con la apertura hacia la parte superior.
  • Se organizará y sujetará correctamente la carga.
  • No se utilizarán soportes con astillas o partes cortantes que puedan deteriorar los envases.
  • Siempre que existan vías alternativas cercanas, se evitará atravesar cauces de agua con el equipo de tratamiento cargado con la mezcla del producto fitosanitario.
  • El transporte se realizará siempre separado de pasajeros, animales y mercancías.
  • No se deben situar dentro del habitáculo del vehículo
  • Nunca se transportarán fuera de los envases originales.
  • Se protegerán de la lluvia y de la exposición a la luz solar directa.
  • Acompañar los productos con sus respectivas fichas de seguridad y documentación.
  • Descargar y almacenar adecuadamente los envases, tan pronto se llegue al destino.

10.1.3. Derrames en el transporte.

Si dado el caso en el cual aun respetando todas las medidas de seguridad en el transporte y durante el cual se produjera un vertido accidental del producto, se deberían tomar las siguientes medidas de acción y precaución:

  • Estacionar el vehículo o si se encuentra accidentado señalizarlo.
  • Parar el motor y eliminar cualquier fuente de calor en la zona.
  • Es muy importante hacer una rápida evaluación del riesgo, protegiéndose adecuadamente para evitar el contacto directo con el producto.
  • Retirar los envases dañados introduciéndolos en un envase estanco.
  • Se debe mantener alejados de la zona del derrame a personas y animales que puedan transitar por la zona afectada.
  • Se evitará en la medida de lo posible que los derrames alcancen cauces, canalizaciones o alcantarillados.
  • No aplicar agua sobre los derrames si no se puede controlar el vertido posterior.
  • Cubrir la zona de derrame con algún producto inerte absorbente.
  • Recoger, barrer y raspar el material absorbente empleado y depositarlo en lugar controlado, alejado de cursos de agua y de redes de saneamiento.
  • Descontaminar la superficie afectada con productos de limpieza como detergentes. El vertido resultante de esta limpieza también debe de ser controlado mediante un gestor autorizado.

10.2. ALMACENAMIENTO DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS

El almacenamiento de productos fitosanitarios, de la misma forma que el transporte, está regulado por su propia normativa. En este caso el almacenamiento de fitosanitarios se regula por la norma APQ (Almacenamiento de Productos Químicos), según Real Decreto 656/2017, de 23 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias MIE APQ 0 a 10. En el caso de pequeñas y medianas explotaciones agrícolas con reducidas cantidades de fertilizantes y fitosanitarios para almacenar, difícilmente se superarán los límites a partir de los cuales los almacenes de productos fitosanitarios deben estar registrados y regulados por la norma APQ. Aún tratándose de pequeñas cantidades exentas del cumplimento de la norma APQ, ello no implica que no se considere como un almacenamiento sin ningún tipo de peligro. Todos los almacenamientos de productos fitosanitarios deben cumplir una serie de requisitos mínimos de seguridad.

Los productos fitosanitarios para uso profesional se guardarán en armarios o cuartos ventilados y provistos de cerradura, con objeto de mantenerlos fuera del alcance de terceros, en especial de los menores de edad. Se registrarán los productos entrantes junto su ficha de seguridad.

Los locales donde se ubiquen los armarios o cuartos o los locales mismos cuando sólo se dediquen a guardar productos fitosanitarios, cumplirán las siguientes condiciones:

  • Deberán estar separados por pared de obra de cualquier local habitado y estar dotados de suficiente ventilación, natural o forzada, con salida al exterior.
  • No estarán ubicados en lugares próximos a las masas de aguas superficiales o pozos de extracción de agua, ni en las zonas en que se prevea que puedan inundarse en caso de crecidas.
  • Dispondrán de medios adecuados para recoger derrames accidentales.
  • Dispondrán de un contenedor acondicionado con una bolsa de plástico para aislar los envases dañados, los envases vacíos, los restos de productos y los restos de cualquier vertido accidental que pudiera ocurrir, hasta su entrega al gestor de residuos correspondiente.
  • Tendrán a la vista los consejos de seguridad y los procedimientos en caso de emergencia, así como los teléfonos de emergencia.
  • Los armarios o cuartos se ubicarán en zonas libres de humedad, y lo más protegidos posible de las temperaturas extremas. Su ubicación garantizará su separación con el resto de los enseres del almacén, especialmente del material vegetal y los productos de consumo humano o animal.
  • Los productos fitosanitarios deberán guardarse cerrados, en posición vertical con el cierre hacia arriba y con la etiqueta original íntegra y perfectamente legible. Una vez abierto el envase, si no se utiliza todo su contenido, el resto deberá mantenerse en el mismo envase, con el tapón cerrado y manteniendo la etiqueta original integra y legible.
  • No apilar los envases y evitar el contacto directo con el suelo.
  • En las estanterías, los productos formulados como líquidos se dispondrán en la parte baja, mientras que los formulados como sólidos deberán colocarse en la parte alta.
  • Mantener separados los productos incompatibles.
  • Se debe aplicar el principio de “el primer producto en entrar debe ser el primero en salir”.
  • Los locales de almacenamiento contarán con las debidas medidas contra incendios.
  • Debe señalizarse adecuadamente el tipo de producto que se almacena antes del acceso a las zonas de almacén así como un cartel informativo de acceso restringido.
  • Para evitar la contaminación de las personas que trabajan en el almacén, es imprescindible que usen siempre el equipo de protección individual adecuado, no comer, beber o fumar mientras se manipulan productos fitosanitarios, así como adoptar las medidas higiénicas necesarias una vez terminada la manipulación.
  • Disponer de un botiquín de primeros auxilios en un lugar señalizado
  • Realizar inspecciones periódicas por su fuera necesario desechar productos que no se encuentren en perfecto estado.

Por todo ello debemos tener claro, que en el almacenamiento de fitosanitarios se debe realizar atendiendo a los siguientes criterios:

  • Utilización fitosanitaria, (insecticidas, funguicidas y herbicidas)
  • Por su toxicidad ( muy tóxicos, tóxicos y nocivos)
  • Por su formulado (polvo o líquido)Por su riesgo (inflamables, corrosivos, oxidantes o de combustión espontánea)

10.3. MANIPULACIÓN DE FITOSANITARIOS

10.3.1. Preparación de la mezcla y carga del depósito.

Se tomarán todas las medidas necesarias para que en la mezcla y llenado del depósito del equipo de tratamiento no suponga un peligro para la salud humana y el medio ambiente, teniendo en cualquier caso carácter obligatorio las siguientes prácticas:

  • No se realizará la mezcla o dilución previa de los productos fitosanitarios antes de la incorporación al depósito, salvo que la correcta utilización de los mismos lo requiera.
  • La operación de mezcla se realizará con dispositivos incorporadores que permitan hacerlo de forma continua. En caso de que el equipo de aplicación no disponga de dichos incorporadores, el producto se incorporará una vez se haya llenado el depósito con aproximadamente la mitad del agua que se vaya a utilizar, prosiguiéndose después con el llenado completo.
  • Las operaciones de mezcla y carga se realizarán inmediatamente antes de la aplicación, no dejando el equipo solo o desatendido durante las mismas.
  • Las operaciones de mezcla y carga se realizarán en puntos alejados de las masas de agua superficiales, y en ningún caso a menos de 25 metros de las mismas, o a distancia inferior a 10 metros cuando se utilicen equipos dotados de mezcladores-incorporadores de producto. No se realizarán dichas operaciones en lugares con riesgo de encharcamiento, escorrentía superficial o lixiviación.
  • Durante el proceso de mezcla y carga del depósito los envases de productos fitosanitarios permanecerán siempre cerrados, excepto en el momento puntual en el que se esté extrayendo la cantidad a utilizar.
  • La cantidad de producto fitosanitario y el volumen de agua a utilizar se deberán calcular, evitando que sobre, ajustados a la dosis de utilización y la superficie a tratar, antes de realizar las operaciones de mezcla y carga.
  • Salvo en el caso de que se disponga de dispositivos que no lo hagan necesario, cada envase de productos fitosanitario que se vacíe al preparar la mezcla y carga será enjuagado manualmente 3 veces, o mediante dispositivo a presión, y las aguas resultantes se verterán
    al depósito del equipo de tratamiento. Los envases vacíos se guardarán en una bolsa de plástico hasta el momento de su entrega a un gestor autorizado (Sigfito).
  • En ningún caso fume, coma o beba durante la carga y la mezcla.
  • Nunca manejar recipientes de plaguicidas abiertos en plataformas o lugares inestables, o que puedan moverse.

En el caso de que se mezclen varios productos, el orden recomendado de mezcla en base al tipo de producto será:

TIPO DE PRODUCTOORDEN DE MEZCLA
Agua/solventeAgua/solvente
Productos específicosReguladores de pH*
Bolsas hidrosolubles (WSB)
Productos sólidosGránulos solubles (SG)
Gránulos dispersables (WG)
Polvos mojables (WP
Productos líquidosSuspensiones concentradas (SC)
Suspensiones encapsuladas (CS)
Suspoemulsiones (SE)
Suspensiones concentradas oleosas (OD)
Productos líquidos
Emulsiones acuosas (EW)
Emulsiones concentradas (EC)
Surfactantes/mojantes
Líquidos solubles (SL)
Otros productosAbonos foliares
Líquidos antideriva

NOTA: (*) se introducirá en primer lugar sólo en caso de que se trate de reguladores de pH específicos. Cuando se utilicen sustancias con propiedades mojantes y que tengan un efecto regulador de pH deberán introducirse en la cuba según el orden asignado a los surfactantes/mojantes.
IMPORTANTE: Mantenga activada la agitación en la cuba desde el momento de la mezcla hasta el momento de aplicación. Realice la aplicación lo antes posible (importante en aguas alcalinas). Es importante conocer el pH del agua y de cada producto, ya que en la mezcla deberemos verter primeramente el más ácido y el último el que más básico. En caso de aguas alcalinas debe emplear un corrector de pH, que se adicionará en el tanque en primer lugar antes que el resto de los productos.

10.3.2 .Mezcla en campo de los productos fitosanitarios.

La utilización de los productos fitosanitarios en mezcla realizada en el campo es una práctica habitual en la agricultura. En determinados tratamientos fitosanitarios hay combinaciones de productos que son necesarias como tratamientos cebo, tratamientos que requieran adyuvantes o mojantes, o la adición de ceras en tratamientos post cosecha, cuya formulación en los productos fitosanitarios no es siempre técnicamente posible.

En la preparación de la mezcla y carga del depósito en los tratamientos fitosanitarios se tomarán todas las medidas necesarias, para que dichas acciones no supongan un peligro para la salud humana y el medio ambiente. Para ello, es recomendable respetar las siguientes prácticas:

  • Lea detenidamente la etiqueta de los productos que quiere mezclar; Se debe comprobar que todos los productos están autorizados para el cultivo y la plaga objetivo del tratamiento, las dosis, el periodo de aplicación, y si existen mezclas admitidas, recomendadas o (in)compatibilidades físico-químicas identificadas por el fabricante.
  • Adopte medidas específicas de prevención y protección; Utilice medidas de protección individual adecuadas al tipo de riesgo durante la preparación de la mezcla, durante su aplicación, en la limpieza del equipo y en la eliminación de los envases, tales como EPIs. Deben utilizarse aquellos que ofrezcan más protección de entre todos los indicados en la etiqueta/ficha seguridad de cada uno de los productos que vayan a participar en la mezcla, teniendo en cuenta la compatibilidad entre ellos. El EPI debe llegar un marcado CE y el símbolo de “protección frente a riesgos químicos”.
  • Valore la utilización de técnicas alternativas preferentemente no químicas o, en su caso, elija los productos menos peligrosos y descarte, de entrada, aquellos cuya etiqueta indique que no deben mezclarse.

10.3.3. Antes de realizar la aplicación

Se deberá tener en cuenta:

  • No realizar tratamientos fitosanitarios sistemáticos, sino elegir el tratamiento adecuado a realizar, pidiendo consejo técnico a personal cualificado. Imponer la GIP en la gestión del cultivar.
  • Mantener en buen estado el equipo de aplicación, con las inspecciones reglamentariamente establecidas por el ITEAF.
  • Los puntos de agua susceptibles de ser contaminados durante la aplicación de los productos fitosanitarios, como pozos situados en la parcela tratada, deberán cubrirse de forma que se evite la contaminación puntual al menos durante la realización de los tratamientos.

10.3.14. Durante la aplicación.

  • Utilice procedimientos de trabajo, equipos y materiales que permitan evitar o reducir cualquier escape o difusión al ambiente o cualquier contacto directo con el trabajador que pueda suponer un peligro para su salud y seguridad.
  • Reducir al máximo la deriva de producto a parcelas contiguas o a zonas próximas que puedan estar habitadas. No se tratará con vientos superiores a 3 metros por segundo (10,8 km./h).
  • Ajustar el volumen de caldo, tamaño de gotas, aire de apoyo, etc. a las condiciones ambientales y del cultivo.
  • Reducir, en la medida de lo posible, las aplicaciones en superficies muy permeables, como son los suelos arenosos.
  • No tratar en días lluviosos en los que se produciría el arrastre de los productos.
  • Verifique que el equipo de aplicación esté en buen estado, calibrado, con la selección de las boquillas adecuada, y que ha sido inspeccionado.
  • Se evitará realizar tratamientos sobre zonas que no sean objeto del mismo, particularmente se interrumpirá la pulverización en los giros de la maquinaria.
  • Cuando se apliquen productos fitosanitarios se respetará una banda de seguridad mínima con respecto a las masas de agua superficial de 5 metros, sin perjuicio de que deba dejarse una banda mayor, cuando así se establezca en la autorización y figure en la etiqueta del producto fitosanitario utilizado.
  • Se dejará, como mínimo, una distancia de 50 metros sin tratar con respecto a los puntos de extracción de agua para consumo humano tanto de masas de agua superficiales como subterráneas.

10.3.5. Después de la aplicación. Gestión de residuos y envases.

  • Está prohibido el vertido incontrolado de los restos de mezcla excedentes del tratamiento del depósito y las conducciones. Su eliminación se realizará aplicándolos sobre la misma parcela tratada o sobre un barbecho, previa dilución con la cantidad de agua suficiente para que no se exceda la dosis máxima admisible. No obstante, cuando estén disponibles, se dará preferencia a la eliminación de estos restos mediante instalaciones o dispositivos preparados para eliminar o degradar residuos de productos fitosanitarios.
  • Recoger los envases vacíos, anteriormente enjuagados tres veces para su lavado, y ponerlos en manos de entidades gestoras para su tratamiento.
  • Respetar los plazos de seguridad en cuanto a la recolección de la cosecha o la entrada de personas o de ganado a la parcela tratada.
  • En ningún caso se pueden lavar equipos a distancias inferiores a 50 metros de las masas de agua superficiales y de los pozos.
  • Los equipos de tratamiento se guardarán resguardados de la lluvia.
  • El responsable de los tratamientos informará a los trabajadores de la explotación del momento y las condiciones a partir de las cuales se puede entrar en el cultivo
  • Asimismo, se informará mediante carteles o sistemas similares cuando la zona tratada no esté cerrada y sea colindante con vías o áreas públicas urbanas.
  • En invernaderos, locales y almacenes, se indicará el momento de reentrada mediante carteles, siempre que se haya tratado con productos fitosanitarios distintos de los de bajo riesgo

Antes de la aplicación de los fitosanitarios existen varias fases de manipulación.
En general se recomienda no reiterar el uso de los mismos productos fitosanitarios, para evitar la resistencia de los patógenos, así como el exceso de residuos.
El agricultor que no respete estas condiciones, además de producir alimentos no aptos para consumo, está expuesto a sanciones.
Hay que optar por alternativas a la lucha química, como puede ser el empleo de métodos directos (físicos y biológicos), o de métodos indirectos (medidas legislativas,genéticas y técnicas).

No obstante, la lucha integrada es el método que actualmente presenta mayores posibilidades de desarrollo, al utilizar todas las técnicas y métodos de lucha disponibles (directos e indirectos) de forma compatible, manteniendo las poblaciones parasitarias a niveles inferiores de los que causan daños económicos o pérdidas inaceptables. Para ello el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) ha elaborado unas guías de Gestión Integrada de Plagas (GIP), por medio de grupos de técnicos competentes de las diferentes comunidades Autónomas, que tienen como finalidad servir de orientación a agricultores y asesores para conseguir implantar los principios de gestión integrada de plagas en grupos de cultivo para toda la producción agrícola nacional. Uno de los requisitos para todas las explotaciones agrícolas que desarrollen su actividad en España, según el Capítulo III del Real Decreto 1311/2012, de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios.

Actualmente existen 24 guiás que pueden consultar en:
http://www.mapama.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/guias-gestion-plagas/

Etiquetas de lecciones: almacenamiento, manipulación, productos fitosanitarios, transporte
Volver a: Privado: Curso de Fitosanitarios Profesional

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies